empate betis villarreal

Empate en el Villamarín entre Betis y Villarreal, que se dieron por satisfechos con el reparto de puntos

Regresó el fútbol al Benito Villamarín, donde se vivió el empate a uno entre el Betis y el Villarreal. Resultado justo por lo visto en el terreno de juego, donde no hubo un dominio claro de ninguno de los dos. Pau Torres adelantó a los visitantes y Aitor Ruibal, con un golazo, puso el empate definitivo.

Ni cinco minutos de partido tuvieron que transcurrir para que el Betis estuviera por detrás en el marcador. Córner botado por Parejo y Pau Torres, muy solo en el borde del área pequeña, manda el balón al fondo de la portería. Fallo grave en las marcas de la zaga verdiblanca, que fue penalizado. Y esta nunca es una buena noticia, porque cuando los de Heliópolis empiezan perdiendo esta temporada, no consiguen remontar.

Aunque los verdiblancos habían entrado al partido con ganas, el gol les supuso un golpe anímico fuerte. Los amarillos se hicieron con el dominio del partido y seguían acercándose a la portería defendida por Joel Robles. La posesión de balón apenas duraba en posesión de los jugadores béticos, que no pisaban área contraria.

Pero con el paso de los minutos, el Betis fue recuperándose e igualando fuerzas con su rival. Tuvo una oportunidad muy clara en las botas de Aitor Ruibal. El extremo, libre de marca, sacó un disparo a bocajarro, que Sergio Asenjo, con una meritoria intervención, despejó. El partido entró en una fase de intercambio de golpes, con ambos equipos llegando rápido a las áreas.

Los de Pellegrini, como es habitual, sufrían en defensa. En especial, con los centros laterales que buscaban una y otra vez los jugadores castellonenses. Niño, Gerard Moreno o Kubo tuvieron oportunidades muy claras para hacer el segundo de esta forma. Por fortuna para los intereses verdiblancos, no alcanzaban a rematar bien esos balones.

El ritmo frenético no duró mucho, especialmente porque los de Emery así lo quisieron. Además, el técnico vasco se vio obligado a realizar dos cambios por lesión: Iborra y Estupiñán no podían continuar, dando paso a Coquelin y a Pedraza, viejo conocido en el Villamarín. La primera mitad acabó con ese único tanto de Pau Torres en el marcador.

Si en la primera parte sólo hicieron falta cinco minutos para ver un gol, en la segunda pasó lo mismo. Pero esta vez, fueron los sevillanos los que lo hicieron. Centro al área tras una falta, rechace que le cae a Ruibal en la frontal, que de volea, pone el balón en la escuadra de la portería de Asenjo. Golazo del catalán para poner las tablas en el marcador de nuevo.

Además, al Villarreal se le acumularon las malas noticias. Y es que Coquelin, que había entrado en la primera mitad para sustituir a Iborra por lesión, cayó también lesionado. Emery no tuvo más remedio que agotar los cambios antes de que se cumpliera la hora de partido.

El conjunto andaluz se sentía más cómodo en esta segunda parte. Los papeles se habían intercambiado y los de Pellegrini iban a por el segundo. Pero las ocasiones no eran muy claras y, conforme los minutos iban pasando, el Villarreal niveló el encuentro, incluso dominando por momentos y teniendo algunos acercamientos peligrosos. Su principal amenaza seguían siendo las bandas, pero la defensa bética conseguía alejar el peligro.

Con el empate, ninguno de los dos equipos parecía querer tomar más riesgos de los necesarios. Ambos se acercaban al área rival, pero sin sumar muchos efectivos al ataque para evitar sustos y posibles contraataques que les hicieron irse de vacío. El ritmo del partido, que había sido muy alto por momentos, bajó considerablemente en el tramo final, para acabar con un empate justo para ambos equipos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *