bryan gil granada

Un doblete de Bryan Gil en la segunda mitad tumba al Granada en Ipurúa, que tuvo oportunidades para empatar e incluso ganar el partido

Continúa la mala racha de los nazaríes en Ipurúa. El Eibar, con un doblete de Bryan Gil, se impuso por 2 a 0 al Granada. Partido con un ritmo lento y atascado por las condiciones del campo debido a la lluvia. Sin embargo, el jugador de Barbate fue el hombre del partido, desatascando el choque. Tuvo oportunidades muy claras el Granada, pero se topo con un gran Dmitrovic.

Entró con buen pie y avisando el equipo granadino, con un disparo de Luis Suárez que se marchaba por poco. Intentaba tener más posesión, pero el terreno de juego no estaba en las mejores condiciones debido al clima de estos días. Por ello, la mayor parte del tiempo el juego estaba en el centro del campo y no terminaba de coger ritmo.

Los armeros también intentaron dar un paso adelante, pero sin conseguir que la zaga rojiblanca sufriera. Y es que la lluvia seguía ganando y ganando intensidad. Las conducciones de balón eran casi imposibles y ser preciso con los pases también. La única opción eran los balones colgados al área, pero que ninguno de los dos equipos conseguía hacerlo con acierto.

Si había un hombre que el Granada tenía que vigilar era Bryan Gil. El de Barbate, una vez más, estaba siendo el mejor jugador del Eibar. Aun con las dificultades del terreno, seguía intentándolo una y otra vez. En una de esas, sacó un centro que conectó con Kike García y obligó a Rui Silva a realizar una gran intervención y enviar el balón al palo.

Volvió el equipo nazarí a dar un paso adelante, pero no generaba peligro. Suárez era el único que intentaba algo diferente. Sin embargo, ante la falta de ritmo del juego, ambos conjuntos se dieron por satisfechos con ir al descanso con el empate a cero. Todo por decidir en los segundos cuarenta y cinco minutos.

Comenzó otra vez trabado el partido en la segunda mitad, con algún aviso no muy serio del Granada. Con un ritmo tan bajo y la dificultad para elaborar jugadas, había que tener especial cuidado con las jugadas a balón parado. Y es que en un centro, Sergi Enrich anticipa y Yangel Herrera le derriba con una patada al tratar de despejar. Expósito lanzó la pena máxima y Rui Silva conseguía detenerla. Pero al rechace, el más rápido fue Bryan, que lo envió al fondo de la portería.

Tras el gol, los vascos siguieron empujando en busca del segundo. Esto obligó a Diego Martínez a mover el banquillo, en busca de una reacción más que necesaria. Y de inicio funcionó con un triple cambio que dio vida a su equipo. Dos ocasiones tuvo Luis Suárez para hacer el empate, pero en ambas se encontró con el portero del Eibar. Dmitrovic salvaba a los suyos.

Y si atrás, el serbio salvó al Eibar, en ataque había otro nombre propio que se erigió en el gran protagonista de la noche. Balón que le cae a Bryan cuando más sufría su equipo en la frontal. Recorte con la izquierda y disparo raso con la derecha para hacer el segundo. Su primer doblete en Primera División. El de Barbate ya es una realidad y al Granada le estaba tocando sufrirlo.

A punto estuvo de llegar el tercero de los armeros con una oportunidad de Kike García que esta vez salvaba Rui Silva. Los dos golpes que habían recibido los rojiblancos fueron demasiado fuertes y acabaron bajando los brazos en los últimos minutos del partido. Tuvo hasta en dos ocasiones la oportunidad de empatar, pero acabó recibiendo el segundo. El Granada tendrá que esperar a la vuelta para poder intentar ganar a un equipo al que todavía no ha conseguido vencer en Primera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *