sevilla linares

El Sevilla consiguió la clasificación a la siguiente ronda de la Copa del Rey tras imponerse al Linares, sin practicar un juego brillante

Se cumplieron los pronósticos y el Sevilla se impuso al Linares Deportivo por 0 a 2, sellando el pase a la próxima eliminatoria de la Copa del Rey. No necesito de un gran partido el equipo hispalense, que se adelantó al borde del descanso con un gol de Óscar Rodríguez de falta directa. El segundo llegó justo al inicio de la segunda mitad, en esta ocasión, en propia puerta.

Salió con ímpetu el Linares, incomodando a los sevillistas en la salida de balón y presionando muy arriba. La lógica y el estilo de Lopetegui se fueron imponiendo igualmente poco a poco. El Sevilla iba acumulando posesión, pero, por el momento, el equipo local estaba bien plantado en su campo y no permitía que hubiera ocasiones.

Los jienenses buscaban sobre todo la banda izquierda del Sevilla, ocupada en el día de hoy por Rekic, a quien le estaba costando frenar los ataques por ese lado. De hecho, el primer acercamiento de cierto peligro fue protagonizado por el equipo azul, con un centro-chut de Carnicer que salía desviado por poco. Por parte de los de Lopetegui, seguían sin llegar ocasiones remarcables y se lo tomaban con calma por el momento.

Seguían pasando los minutos y los hispalenses, que tenían la posesión, no tenían las ocasiones. Quien las estaba poniendo era el Linares. Sin hacer trabajar a Bono todavía, pero rematando y finalizando jugadas, especialmente tras centros al área. Buena imagen la que estaba dejando en esta primera media hora, mientras que el Sevilla, por el momento, no era capaz de demostrar la diferencia de nivel.

La primera intervención de Razak llegó tras un disparo de Óscar Rodríguez en un libre directo, que se envenenó pero que el guardameta fue capaz de atrapar en dos tiempos. El ritmo del juego era lento, con muchas interrupciones, lo cual beneficiaba al Linares, que veía como se acercaba el descanso con el empate. Pero justo en el 45, otra falta, justo al borde del área, acababa dentro tras el lanzamiento de Óscar Rodríguez. Sin haber hecho nada destacable, el Sevilla se iba ganando a los vestuarios.

Y la segunda mitad empezó como acabó la primera: con otro gol sevillista. Idrissi desborda, pone un centro hacia De Jong, pero Fran Lara, en el intento de despeje, manda el balón al fondo de su propia portería. Hubo algunas imprecisiones atrás tras ello de los rojiblancos, pero el golpe al Linares había sido fuerte.

El plan de Lopetegui ya estaba claro. Dormir el partido mediante la posesión. Conforme los jugadores locales iban cansándose más, el dominio hispalense era mayor. Ya sólo había alguna que otra ocasión rojiblanca, pero las esperanzas del Linares se habían diluido y los intentos de meterse de nuevo en el partido eran muy tímidos.

Sin una actuación demasiado brillante, el Sevilla y la lógica acababan imponiéndose. La aventura del Linares en la Copa acaba aquí, eso si, con la cabeza alta, ya que compitieron durante buena parte del partido y acabaron cayendo por un gol a balón parado y una jugada desafortunada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *