A falta de un entrenamiento este lunes y tras una matinal de domingo en el gimnasio rodeados de nieve en los campos de la Ciudad Deportiva, Diego Martínez se resigna al arte de lo posible para preparar el partido de este martes en Los Cármenes frente a Osasuna tras la goleada encajada el sábado ante el FC Barcelona. «Nuestro primer objetivo era recuperar. El segundo, ver qué disponibilidad tenemos de cara al encuentro. Luego, el plan de partido y los detalles los estamos trabajando mayoritariamente por vídeo. Intentaremos gestionarlo de la mejor forma posible, porque los esfuerzos en Eibar y León, con el clima, condicionaban los partidos contra Barcelona y Osasuna», confesó en su comparecencia de prensa. «Osasuna tiene un potencial similar al nuestro. Ascendimos juntos hace dos años y siempre son partidos muy igualados. Es un equipo que se conoce bien y explota sus armas y sus argumentos», apuntó el técnico vigués.

Diego Martínez celebró que Jagoba Arraste lleven tres temporadas consecutivas enfrentándose como entrenadores de Granada y Osasuna. «No es habitual y es una buena noticia para los dos clubes, pero lo asumimos con naturalidad. Nos conocemos bien, y en nuestros partidos es el acierto el que desnivela la balanza, pero el fútbol es de los futbolistas. Los entrenadores tenemos un papel más secundario», sostuvo. «Jagoba es un gran entrenador y su equipo tiene un estilo muy definido. Viene haciendo muy buenos partidos. Suele meter ritmo e intensidad y veremos si ambos somos capaces de hacerlo como nos gustaría para competir. Será un reto apasionante, difícil pero muy bonito», subrayó Diego Martínez, quien volvió a lamentar la expulsión de Vallejo contra el Barcelona, con la que no contaba.

Está preparado para cualquier versión que Osasuna sea capaz de mostrar en Los Cármenes. «Es cierto que viene jugando con un bloque más medio-bajo y con tres jugadores por dentro en los últimos partidos, pero me espero cualquier cosa. Durante los partidos pueden variar a dos puntas por las circunstancias, empezar de una manera y acabar de otra porque tienen registros en su juego. El año pasado fue uno de los rivales más competitivos de LaLiga, y también este año, más allá de los resultados, que todos los equipos pasamos por momentos de mayor o menor ritmo de puntuación», resaltó Diego Martínez. «Esperamos un partido muy competido y difícil como todos los que hemos tenido contra ellos. Lo más importante es que estemos en nuestra mejor versión», remarcó el entrenador del Granada.

Para conseguir esto último es fundamental que el equipo pueda contar con el mayor número de efectivos posible. Algo que va más allá de que un jugador «sea capaz de entrar en la convocatoria». «Para poder ser competitivos necesitamos que, individualmente, nuestros jugadores estén en una forma óptima-plus, como la gasolina. Debemos estar sobresalientes para poder rendir a nuestro mejor nivel colectivo; si no, la cuesta se pone más difícil. Esto también depende de que jugadores como Fede Vico o Ramón Azeez estén en plenitud y otros puedan coger aire. Aun así, donde no llegue la disposición lo hará la motivación», alumbró Diego Martínez.

El técnico, que reconoció la gestión de minutos contra el Barcelona aunque algún caso se llevase a cabo «independientemente de cómo se pusiera el partido», descartó a Víctor Díaz pero no aún a Maxime Gonalons y Quini, que no entraron en la convocatoria frente al Barcelona. «Hay que ver qué pasa esta mañana. Son los condicionantes que tenemos para confeccionar al equipo», se resignó Diego Martínez. «Víctor tiene unas molestias musculares lógicas tras una operación de rodilla y otra dolencia normal tras un tiempo parado por una intervención. Debemos ser pacientes con su evolución más allá de que nos gustaría tener a todos disponibles, algo complicado con este ritmo de competición a la hora de encajar a todas las piezas», esgrimió.

También mantuvo como una «verdadera incógnita» el estado de Luis Milla tras jugar 45 minutos frente al Barcelona una vez superó la Covid-19. «Respondió bien, no le sucedió nada llamativo, pero es al segundo día cuando se notan los golpes y las sensaciones de inflamación, el cansancio. Tenemos mucha experiencia en esto y cada caso es muy diferente: unos se fatigan, otros ganan diez pulsaciones por minuto en reposo, otros los pasan sin síntomas, los hay que vuelven a caer en un par de semanas… Sí puedo decir que su actitud es de una profesionalidad máxima», reafirmó el técnico.

En la línea del discurso que propugna desde el inicio de la temporada, Diego Martínez aludió a la adaptación de todos al ser cuestionado por la condicionada jornada de Liga por el temporal Filomena. «Adaptación pura y dura, como hicimos nosotros y seguimos haciendo cada día, aunque son circunstancias difíciles», admitió. «Llevamos desde que empezó la temporada con muy poco tiempo entre partidos y tenemos que priorizar mucho más. Es como cuando preparas un examen, no puedes estudiar todos los temas y confías en tu intuición para los más relevantes», ejemplificó, de vuelta al caso competitivo de su equipo. «Tuvimos que adaptar y reinventar nuestra metodología, pero es lo que queremos. Tantos partidos oficiales a esta altura es algo muy motivante porque habla muy bien del equipo. Todo lo que estamos viviendo es extraordinario y maravilloso. El equipo lo está dando todo, se está vaciando en cada entrenamiento y en cada partido. La situación que tenemos es un lujo», premió, satisfecho con el rendimiento de los suyos.

Ese carácter camaleónico de su equipo se refleja también en su disposición táctica, que contra el Barcelona volvió a los tres centrocampistas en Liga tras dos partidos con dos delanteros. «En estos tres años he utilizado todos los sistemas de juego posibles. La disposición de los de dentro varía durante el partido, hemos jugado varias veces con dos puntas y también el perfil de los de banda o de los centrales cambia. Menos el portero…», ironizó. «Cuando intentamos ser camaleónicos nos referimos a este tipo de matices. Que no quepa duda de que utilizaremos todos los sistemas, todos los perfiles y todas las posibilidades para intentar ganar a Osasuna porque nos va a exigir mucho. Necesitaremos desplegar todos nuestros recursos tácticos», advirtió Diego Martínez.

Por último, y referido al mercado de fichajes de invierno, el técnico se mostró bromista antes de reconocer que «hay posiciones en la plantilla que numéricamente necesitan refuerzos». «Pero al final, siempre digo ‘virgencita, déjame como estoy’. Eso, lo primero. Nuestro mejor mercado de invierno, además de las posibles incorporaciones en las que ya trabaja la dirección deportiva, es que estemos todos disponibles, que no es que los jugadores puedan entrar en la convocatoria», recalcó Diego Martínez.

Por David Niebla

Redactor del Sevilla FC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *