atlético sevilla

El Atlético se impuso en el frío de Madrid al Sevilla, en un choque igualado pero en el que la efectividad de cara a puerto fue clave

Se recuperaba por fin el partido correspondiente a la primera jornada en el Metropolitano. Y en él, el Atlético afianzó aún más su liderato tras imponerse al Sevilla por 2 a 0. Los goles de Ángel Correa en la primera mitad y de Saúl en la segunda fueron suficientes para darle los tres puntos a los colchoneros.

Aunque al Atleti es un equipo al que es muy difícil hacerle ocasiones, los sevillanos tuvieron una muy buena a los dos minutos. Córner, balón que le cae a Rakitic en el borde del área pequeña, pero el croata tuvo que rematar de manera acrobática un balón muy complicado que atrapó Jan Oblak. Pero esto no achantó a los hoy rojiblancos, que, como es habitual, salían presionando fuerte.

Pero el Sevilla no iba a ser menos, y también salió con la intención de apretar arriba. El frio no era una excusa para bajar la intensidad en ninguno de los dos lados. Y los madrileños acabaron golpeando primero. Jugada rápida y Ángel Correa, sin pensárselo, se gira, chuta y bate a Bono por el palo corto. Primera ocasión seria y gol.

No se vinieron abajo los de Lopetegui, que empezaron a amasar balón. Acuña tuvo una oportunidad muy clara para empatar, aunque se el disparó se marchó desviado. Pero los colchoneros también pudieron aumentar su renta, cuando Luis Suárez se plantó ante Bono. Esta vez, el guardameta marroquí ganó el duelo y evitó el tanto.

Seguía teniendo la posesión el Sevilla, no le quedaba otra. Pero los del Cholo siempre daban sensación de peligro cada vez que tenían la oportunidad de correr al contraataque. Con acercamientos de unos y de otros, el partido se marchó al descanso. Igualado en el juego, pero con el marcador a favor de los locales.

Los hispalenses sabían que tenían que apretar en el segundo período y así comenzó. Con una ocasión de En-Nesiry que repelió Oblak en el primer palo. Tenía ya la iniciativa del partido el Sevilla, pero al Atleti esta situación no le incomodaba. Se defendía bien y se organizaba rápido para salir a la contra, dándole toda la responsabilidad de tener el balón al rival.

Los minutos pasaban y el cuadro andaluz incluso bajó un poco, probablemente como fruto del cansancio. Y también, los riesgos cada vez eran más y los espacios atrás más grandes. Y en una de esas, un balón atrás de Llorente hacía Saúl acabó en el segundo de los colchoneros. El partido estaba sentenciado.

Los últimos minutos se disputaron con un ritmo ya mucho más bajo, pues ambos equipos sabían que el resultado ya estaba decidido. Los sevillistas seguían intentado hacer un gol, pero ya muy tímidamente, mientras que el Atleti buscaba balones largos. Ni la fortuna sonrió al Sevilla, con un balón que se estrelló en el palo y por poco no lo acabó metiendo Fernando. Pero finalmente, el actual líder ahora lo es más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *