El Sevilla sufre pero acabó sumando tres puntos importantes ante un Alavés que puso en serios apuros a los hispalenses hasta el final

Tuvo que ser una vez más sufriendo hasta el último segundo. Y con los protagonistas habituales salvando los muebles. Pero el Sevilla, que sufre más de lo que debería, ganó al Alavés en Mendizorroza por 1 a 2 y se mete ahora mismo en puestos Champions, a falta de lo que haga el Villarreal mañana. En-Nesiry y Suso fueron los goleadores sevillistas, mientras que Édgar marcó para el Alavés. Bono paró un penalti en el descuento del partido.

Empezó golpeando rápido el Sevilla con una jugada clásica. Navas gana linea de fondo, centro al que se anticipa En-Nesiry y el marroquí bate a Pacheco desde muy cerca. Sigue enrrachado y confirmándose. Le tocaba al equipo de Lopetegui ahora controlar el partido, ya con la ventaja. Pero todo volvió a como estaba al principio poco después. Saque lateral favorable a los vitorianos y Edgar Méndez gana la pelota por arriba y remata para poner el empate en el electrónico.

El plan de Lopetegui no cambió, pero ahora se complicaría encontrar espacios de nuevo. El Alavés se organizaba bien atrás y no daba ni un metro de más. Y a partir de aquí, guion habitual de los partidos del Sevilla. Los hispalenses tenían la posesión pero no generaban peligro. Su rival esperaba atrás y salía a la contra en cuando había oportunidad.

Con el partido atascado, salió al rescate otro de los jugadores más en forma en el Sevilla. Diagonal de Suso desde la derecha, que acaba sacando un latigazo desde muy lejos. El disparo, potente, se cuela por la escuadra de la portería de Pacheco, que poco pudo hacer. Golazo del gaditano y el equipo sevillano se ponía por delante otra vez.

Los alaveses habían bajado la intensidad y sus ocasiones sólo llegaban a balón parado. Por su parte, los hispalenses tenían la posesión, se acercaban al área local, con algún disparo lejano o desde la frontal, pero sin acierto. Con el 1 a 2 se iba el partido al descanso. Primera parte en la que el ritmo fue alto y en la que hubo goles.

No hubo variaciones en el plan de la segunda mitad. Posesiones largas por parte del Sevilla, presión muy intensa del Alavés. De hecho, estaba siendo efectiva, ya que le costaba a los sevillistas enlazar muchos pases con facilidad. Sin embargo, ocurrían pocas cosas, sin apenas llegadas. Bueno para los intereses de los hispalenses.

De hecho, todo transcurría como Lopetegui quería. Buen movimiento de balón de sus jugadores, mientras su rival seguía desgastándose persiguiendo el balón. Pero no creaba ocasiones. Y los errores del pasado, por no cerrar los partidos, sobrevolaban Mendizorroza. Y es que, aunque el Alavés, por juego, no podía hacer daño a los andaluces, a balón parado o con balones largos si que dieron algún susto.

Los sevillistas se fueron replegando más y más. Mientras, el Alavés cada vez generaba más peligro. Pero en una falta favorable al Sevilla, remataba En-Nesiry y Ximo Navarro marcaba en propia meta, para sentenciar. Entonces, apareció lo que faltaba en el partido, el VAR. El marroquí golpeaba con la mano el balón antes y el gol era anulado. A seguir sufriendo.

Y también apareció la polémica. Córner para el Alavés y el balón impacta en la mano de Koundé cuando se tiraba al suelo a despejar. El árbitro no lo dudaba y señalaba la pena máxima. No hubo revisión. Y entonces, se sumó a la fiesta otro protagonista más. Bono paraba y atrapaba el penalti lanzado por Joselu, para salvar, una vez más, a los suyos. Con más sufrimiento de lo debido, los tres puntos volaban a Nervión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *