canales celta

Sergio Canales fue el gran protagonista en la victoria del Betis ante el Celta gracias al doblete con el que dieron la vuelta al partido

Victoria importante del Betis en el Villamarín, gracias a una vez más a Canales, que se impuso por 2 a 1 al Celta. El cántabro fue el autor de los dos goles que sirvieron para remontar el tanto inicial de Santi Mina. Fekir también fue protagonista, al asistir en ambos tantos.

Empezó atacando el cuadro verdiblanco, pisando área rival y metiendo centros peligrosos que no encontraban rematador. Por el momento, los gallegos decidían mantenerse organizados atrás. Sin embargo, la primera ocasión clara fue de estos últimos. Robo en el medio, balón en profundidad para Santi Mina, que estrella su disparo en el palo. Poco después, fue Nolito quien desde la frontal tuvo otra buena oportunidad, pero en su caso el balón se marchó por encima de la portería.

El Celta demostró que no iba a necesitar de la posesión para generar peligro. De hecho, sólo necesitó de un par de jugadas en las que la zaga bética volvió a ser poco contundente para dar dos avisos. En ambos casos, por su banda derecha. Y por esa misma banda llegó la tercera oportunidad de los vigueses, en esta ocasión, en las botas de Emre Mor. El tiro salió rebotado a córner. Y de ese córner, acabó llegando el gol que había merodeado ya con mucho peligro el cuadro visitante. Balón que prolonga Brais Méndez y Santi Mina la empuja a gol en el segundo palo.

Intentaron reaccionar los de Pellegrini, con algún disparo lejano de Fekir que no suponía ningún problema a Rubén Blanco. Se había vuelto a hacer con el dominio del partido, a acercarse y al final logró el empate. Lo hizo el de siempre, Canales, tras una gran jugada entre Lainez y Fekir, con un disparo raso muy ajustado e imparable.

Tras el empate, el dominio de los de Heliópolis era evidente. Sin ocasiones con la posesión, fue tras un robo de balón que dieron la vuelta al marcador. Robo, conducción de Fekir, que abre a Canales y, de nuevo, mandara el balón al fondo de la red. La conexión de los dos magos verdiblancos, una vez más, marcando la diferencia. Y el Betis que conseguía remontar antes del descanso.

A la segunda mitad ambos salían con la misma idea, pero con objetivos diferentes. El cuadro sevillano, tener la posesión, dormir el partido y buscar la sentencia. Los vigueses, hacer con el control del partido y, también mediante la posesión del balón, volver a igualar el partido. Con este plan, el ritmo del partido decayó considerablemente y pocas cosas ocurrían en el Villamarín.

El ritmo lento, con interrupciones y con poco que contar beneficiaba claramente al Betis. De hecho, conforme el tiempo se iba agotando, el cuadro gallego tenía que ir tomando más riesgos y dejando más espacios atrás. Tenía que estar atento el conjunto andaluz para cazar una posible contra que sirviera para sentenciar el partido.

Como era previsible, el Celta dio un paso adelante por la necesidad de buscar el gol que les salvara un punto. Se defendía bien el Betis y Joel Robles estaba atento cuando era necesario. Y cuando tenía el balón, lo aguantaba e iba arañando segundos al crono. Finalmente, con Canales como protagonista de nuevo, los béticos vencían al Celta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *