osasuna granada

El Osasuna se impuso al Granada, aunque los de Diego Martínez lo intentaron y se merecieron algo más al final

Duro derrota del equipo dirigido por Diego Martínez en el Sadar. El Osasuna se impuso al Granada por 3 a 1, en un partido igualado pero en el que la efectividad de cara puerta fue decisiva para el resultado final. Frenazo importante en las aspiraciones del Granada por los puestos europeos.

Comenzó con ritmo el partido, con ocasiones para los dos conjuntos. Primero Luis Suárez para los granadinos y luego Jony para los navarros. Volvió a tener otra poco después Osasuna, en esta ocasión en las botas de Budimir, con un disparo que se marchó alto. Oportunidades para ambos e igualdad máxima de inicio.

Aunque la posesión la tenían los rojillos, el peligro lo ponían los nazaríes. De nuevo fue Luis Suárez, con un cabezazo que se marchaba desviado por poco. Pero en la siguiente que tuvo el Osasuna, llegó el primer gol de la tarde. Centro al área que Germán no despeja bien y el balón le cae a Budimir en el área pequeña para adelantar a los locales.

El gol espoleó a los rojillos, que seguía realizando una presión intensa que surgía efecto. No encontraba la manera el Granada de trenzar jugadas y generar peligro. Y con estos problemas, se llevaron el segundo golpe. De nuevo Budimir, rematando esta vez un centro en el que ganó la partida a los dos centrales rojiblancos. Intentó recortar el equipo de Diego Martínez, otra vez por mediación de Luis Suárez. Pero el tiro del colombiano se fue fuera por poco y al descanso, el escenario era muy malo.

Tenía que cambiar mucho el Granada para intentar remontar. Y él que lo llevaba intentado todo el partido, Luis Suárez, metió al equipo en el partido. Centro, balón muerto y el colombiano bate a Sergio Herrera. Había tiempo para pensar incluso en llevarse los tres puntos de Pamplona.

La tensión aumentó, con muchos encontronazos e interrupciones en el juego. Todo el ritmo de juego que hubo en la primera mitad se había esfumado en la segunda. Y es que Osasuna necesitaba los tres puntos con urgencia y no iba a dar ninguna facilidad para que el Granada se los arrebatase.

Los andaluces apretaban más y más, lo cual conllevaba tomar más riesgos. Ambos equipos pidieron penalti en algunas jugadas, pero revisiones de VAR de por medio, no se pitó ninguna pena máxima. Y aunque el Granada lo intentó, Moncayola sentenció el partido justo antes del descuento. Frenazo a los granadinos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *