el malaga establece estabilidad plantilla

El Málaga establece estabilidad en la plantilla con ningún movimiento presumible en las últimas horas antes del cierre del mercado invernal. La primera vez que ocurre algo así después de 17 años consecutivos fichando en este periodo de traspasos. Alexander González llegó antes por la lesión de Iván Calero.

El Málaga CF establece la estabilidad en la plantilla de esta temporada sin la espera de que se produzca algún traspaso importante. A falta de 3 días para el cierre del mercado invernal, los malagueños no tienen ninguna opción ni de compra ni de venta. Una situación desde luego extraña en la Costa del Sol si se echa la vista atrás en el tiempo. Los blanquiazules son unos expertos en las transacciones durante los meses de diciembre, enero y febrero desde hace muchos cursos.

Por ello, los malacitanos llevan 17 años consecutivos acudiendo a esta ventana para reforzar el plantel. A mitad de campaña siempre ha habido algún puesto a reforzar, ya sea por mal rendimiento de los jugadores o por falta de piezas en esa zona. Durante todo ese tiempo, un total de 67 futbolistas ficharon por los blanquiverdes. En 2020, la dirección deportiva incorporó a Tete Morente y Buenacasa. En marzo llegaría Aarón Ñíguez.

Esta situación también se explica con la capacidad económica de la entidad. La falta de recursos obliga a los directivos a tener que replantear el equipo sobre la marcha en busca de oportunidades del mercado. Sin embargo, el Málaga establece la estabilidad en la plantilla con un núcleo fuerte de jugadores importantes. Manolo Gaspar hizo los deberes en verano ante el más difícil todavía: la crisis del COVID-19.

A nadie hubiese extrañado que los boquerones fichasen a algún refuerzo invernal dadas las constantes bajas por lesión. En este sentido, solo se recurrió a suplir la de Iván Calero que lo tendrá apartado lo que resta de curso. Así, los blanquiazules se lanzaron a por Alexander González para cubrir los dos laterales del equipo. De hecho, su participación ha crecido con el paso del tiempo alternando la derecha y la izquierda.

Su polivalencia provocó que Sergio Pellicer tuviese una opción para cubrir diferentes posiciones sobre el césped. Un panorama similar ocurre con Josua Mejías en la defensa. El técnico valenciano varia su once cada semana por el problema de las molestias de sus jugadores. Además de contar con los canteranos. El mayor peligro es la corta plantilla de profesionales que maneja, solo 18 en total. Una cifra que ya puso en sobre aviso a los andaluces con el riesgo de perder en choque.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *