Joel borja iglesias

El Betis se acabó imponiendo al Osasuna por la mínima gracias a las intervenciones de Joel Robles y al gol de Borja Iglesias

A veces en el fútbol los héroes son los menos esperados. Así ocurrió en la victoria del Betis ante Osasuna por 1-0. Victoria que comenzó a fraguarse con las paradas salvadoras de Joel Robles, tanto en la primera como en la segunda mitad, y que se confirmó con el gol de Borja Iglesias ya en el tramo final.

El primer aviso llegó por parte de Osasuna, en una grave indecisión entre los defensas. Calleri se aprovechó de ello, pero Joel Robles arregló el lio que habían montado sus compañeros. Más allá de este susto, el dominio del partido lo cogió el equipo verdiblanco. Y su aviso fue más serio. Remate de Loren al palo, rechace que le cae a Víctor Ruíz para marcar, pero en fuera de juego.

La posesión, como se esperaba, era bética. Pero los rojillos estaban bien plantados en el campo, serios atrás y no dejando espacios. Los ataques del Betis, de momento, eran inofensivos, por la buena labor de los navarros. Estos últimos, cuando tenían el balón, tampoco creaban problemas y acababan regalando la posesión con balones largos o pases imprecisos.

Tras unos minutos en los que bajó el ritmo, el Osasuna dio un paso al frente. Se empezaba a jugar más cerca del área bética y otra vez, en un fallo de la defensa, Calleri volvió a plantarse ante Joel Robles. Pero otra vez más, el duelo se lo llevó el guardameta del Betis. Segunda acción salvadora en el partido.

Se tuvo que rehacer el cuadro andaluz para sacudirse de estos minutos de dominio. Otra vez tenía la posesión, pero como antes, sin peligro. Y es que los rojillos estaban anulando a los hombres importantes de Pellegrini. Muy poco de Canales y de Fekir se había visto en la primera mitad. Duelo muy igualado, sin muchas oportunidades pero muy claras.

Salió apretando Osasuna tras el descanso. Primero con un remate alto de Rubén García. Y luego, la tercera vez que Calleri se plantaba ante Joel. Pero el argentino iba a tener pesadillas esa noche con el portero rival, que volvía a sacarle el gol. La actuación hasta el momento del portero bético era la principal razón por la que el 0-0 seguía en el marcador. Porque con muy poco, los navarros creaban peligro.

La respuesta del Betis fue un balón que se paseó por la linea de gol y al que Loren no pudo llegar por muy poco. Pero los navarros daban la sensación de haber salido mejor de los vestuarios. Sin necesidad de la posesión, habían tenido más oportunidades. Y es que aunque los hispalenses iban acumulando cada vez más hombres arriba, seguían sin encontrar la forma de superar a una defensa que no fallaba.

Tuvo que ser con algo de fortuna que el Betis tuvo su primera gran oportunidad de la segunda mitad. Tiro desde la frontal de Canales que toca en un defensa. Llegaba desde atrás Álex Moreno, con todo a favor, pero sin contactar bien el balón, por lo que Sergio Herrera se acababa haciendo con el balón. El guardameta rojillo volvió a aparecer para mandar a córner un tiro de Tello. Apretaban los verdiblancos en el tramo final.

Y con el equipo buscando el gol, este lo acabó poniendo un hombre que está de dulce. Balón al espacio para Borja Iglesias, que pica el balón sobre Herrera para por fin abrir el marcador. El Panda se ha reencontrado con la confianza y, por tanto, con el gol. Y el Betis que castigó el primer desajuste en defensa de Osasuna en todo el partido.

Pudo sentenciar Fekir con otra picadita sobre el portero, pero esta vez Juan Cruz sacó el balón en la línea. La tuvo también Borja, con una mala salida de Herrera, que dejó la portería vacía, pero el disparo del Panda, muy lejano, salió desviado. La tuvo luego Osasuna en un remate de Unai García. Pero al final, los héroes fueron los menos esperados. Fue el día de Joel y de Borja Iglesias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *