granada barcelona

La andadura del Granada en la Copa del Rey llega a su fin tras acabar perdiendo ante el Barcelona, teniéndolo todo de cara

Lucharon como gladiadores. Lo dejaron todo en el campo. A cinco minutos del final parecía hecho. Pero no pudo ser. El Granada cayó ante el Barcelona en la prórroga, por 3-5, y queda eliminado de la Copa del Rey. Los nazaríes llegaron a ir 2-0 arriba, pero el Barça forzó la prórroga en el descuento, donde ya fue muy superior y acabó sellando el pase.

El Barça salió dominador, decidido a que se jugase cerca de la portería hoy defendida por Aarón. Y cuando perdía el balón, recupera rápido. Por ello, el guardameta nazarí tuvo que empezar a intervenir muy pronto, con una doble parada a tiro de Messi primero, y de Trincao después. Estaba sufriendo el equipo andaluz en estos primeros minutos, acusando la falta de efectivos en el medio.

Y si el partido seguía sin goles, era gracias a Aarón. El portero del Granada tuvo que volar para sacar una falta lanzada por Messi y evitar el gol. Los granadinos apenas pisaban área contraria. Lo único que habían generado fue un remate de Antonio Puertas muy forzado que se marchó fuera. Estaba siendo, hasta el momento, un monólogo culé.

Pero el fútbol no perdona los errores y el Barça fue el primer en cometer uno y muy grave. Umtiti intentó salir con el balón jugado desde atrás, dando un paso muy malo que cortó Soro. Este pone un paso raso atrás, al que llega Kenedy para marcar a placer. Sorprendía el Granada, se ponía por delante y ahora tocaba aguantar el asedio que se venía.

Desde el gol, el equipo dirigido por Koeman seguía merodeando el área nazarí, pero el equipo granadino se había organizado atrás a la perfección y no dejaba al Barça jugar ya tan cómodo. Y si hay un equipo que deja espacios atrás para correr a la contra y que el Granada se aprovechase, es el Barcelona. Aunque de momento no lo lograron, el cuadro rojiblanco ya amenazaba con el segundo de esta manera. Al descanso, resultado soñado para los andaluces.

Y fue comenzar la segunda parte y encontrar espacios. La primera que tuvo, el Granada la aprovechó. Soldado gana la espalda y la carrera a Umtiti y define perfecto ante Ter Stegen. Se ponía muy de cara el partido para los De Diego Martínez, que habían sabido sufrir, aguantar y aprovechar sus oportunidades. Demostrando que es un equipo capaz de competir en cualquier situación.

No le faltaban oportunidades al Barça para recortar distancias. Pero entre Aarón y sus paradas, y el palo, la portería del Granada seguía a cero. El partido se desarrollaba en un tercio del campo sólo. Los culés acumulaban mas y mas jugadores de ataque, provocaban córners, sacaban centros peligrosos. Pero no había remates, la defensa nazarí y Aarón estaban haciendo un partido impecable.

Los últimos minutos, volvieron a apretar los catalanes. Otra vez, Aarón, luego el larguero. Se seguía salvando el cuadro granadino. Hasta que Griezzmann, con algo de fortuna esta vez, recortaba distancias. Balón que rebotaba en el palo y en Aarón y acababa entrando. Luego, otro tiro de Messi al palo. Y ya en el descuento, Jordi Alba puso el empate tras un balón que Griezmann puso al área pequeña. Había perdonado mucho durante todo el partido, pero el Barça es el Barça. Aun con todo, tuvo Luis Suárez la clasificación en sus botas, pero mandó el balón fuera. Teníamos prórroga.

El mazazo a nivel psicológico para el Granada fue fuerte, que vio como tenía la clasificación hecha en el minuto 85 y ahora le tocaba jugar una prórroga ante este Barcelona. Y al tiempo extra llegaba más entero fisicamente el cuadro culé. Continuaba el asedio y Aarón, otra vez, tenía que sacar un tiro de Messi. Pero al final, fue otra vez Griezmann, esta vez con un cabezazo imponente, que daba la vuelta al partido. El francés había participado en los tres goles culés.

El Grananda no se rinde. Y de la nada, dos minutos después, Carlos Neva conseguía provocar un penalti. Fede Vico era quien lo transformaba y volvía a poner el empate. El equipo nazarí estaba teniendo hoy 101 vidas. Goles que conseguían aprovechando los fallos del rival y aguantando el asedio del rival, a pesar de haber encajado tres goles. Pocos eran para la cantidad de ocasiones que había tenido el Barça.

Llegó la segunda parte de la prórroga. Aaron volvió a realizar una intervención a un disparo de Messi, pero esta vez dejó el balón muerto. Y ese fallo fue castigado por De Jong, que volvió a poner por delante al Barcelona. Y las vidas se le acabaron al Granada. Tiraba, tiraba y tiraba a portería. Y Jordi Alba reventaba la red para poner el 3-5 definitivo y sentenciar el pase. Luchó el Granada, como este equipo sabe hacer. Pero en esta ocasión, no fue suficiente y se quedan a las puertas de hacer historia otra vez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *