sevilla getafe

El Sevilla se llevó los tres puntos tras golear a un Getafe que fue correoso hasta que se quedó con uno menos tras la expulsión de Djene

La racha sigue pero va dejando caídos por el camino. El Sevilla se impuso al Getafe por 3 a 0 con los goles de Munir, el Papu y En-Nesiry. La mala noticia fue la lesión de Ocampos, que tuvo que ser retirado en camilla tras una dura entrada de Djené, que fue expulsado tras la revisión del VAR.

Los primeros minutos fueron una toma de contacto entre ambos conjuntos. Algunos acercamientos no muy peligrosos, intentos de posesiones largas, faltas en el centro del campo… Partido que se iba a cocer a fuego lento. Poco peligro, pero el Sevilla ya se había hecho con el control de la posesión y tenía la iniciativa del partido.

La primera gran oportunidad, aun así, llegó por parte de los azulones. Maksimovic se sumó al ataque y remató un centro lateral que se marchó desviado por muy poco. Aviso serio. Poco después respondió el equipo hispalense, de la misma forma. Otro centro, esta vez de Óliver Torres, y remate de Ocampos, que también salió desviado, a pesar de estar muy liberado. Tuvo otra el argentino poco después tras una buena transición del equipo, pero detuvo Yáñez.

Se estaba empezando a jugar cada vez más cerca del área del Getafe. Y en una de esas, Jordán ganó la línea de fondo para poner el balón atrás. El balón rebotó varias veces y, con fortuna, Ocampos acabó marcando. Pero con la mala suerte de que uno de esos rebotes fue en la mano, tal y como dijo el árbitro tras la revisión del VAR. Gol anulado con el que el equipo de Lopetegui no estaba nada conforme.

Ese jugada descolocó a los hispalenses. Y eso lo aprovechó el Getafe para empezar a atacar y tener algunas oportunidades. Necesitaba el descanso con urgencia el Sevilla, para bajar las pulsaciones y volver a centrarse, porque el gol anulado había enfadado mucho al banquillo. Así lo mostró Lopetegui cuando se marchó conversando con el árbitro por esa decisión.

Salió enrabiado el equipo nervionense. Buscando centros, colgando balones, finalizando jugadas. Empezaba a merecer algo más el Sevilla, Pero de la nada, como puede pasar ante el Getafe, todo se descontroló. Entrada completamente a destiempo de Djené a Ocampos. El argentino cae lesionado, pero no hay falta. El VAR manda revisar y Djené es expulsado. Mientras el argentino era retirado en camilla, hubo trifulca en los banquillos y ambos entrenadores fueron expulsados.

Con uno más, se volcó al ataque el equipo sevillano. Y así, un centro perfecto de Jordán, lo conectó Munir para hacer el primero. E incluso hubo otro gol anulado al Sevilla, esta vez a En-Nesiry. En esta ocasión, el árbitro entendió que el Mudo Vázquez intentó jugar el balón estando en fuera de juego, por lo que el gol no era válido.

Ya sólo había un equipo, lo único que le quedaba a los hispalenses era cerrar el partido. Y el encargado de hacer el segundo fue el nuevo. Con un zapatazo, el Papu se estrenaba como goleador sevillista. Y poco después, En-Nesiry remataba la faena tras plantarse ante Yáñez y, con mucha sangre fría, recortarle y marcar a placer. Tres puntos conseguidos con sangre, sudor y lágrimas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *