granada atlético

El Granada cayó derrotado por la mínima ante el Atlético de Madrid, a pesar de competirle de tú a tú al actual líder durante todo el partido

No era el mejor partido para buscar un cambio de dinámica y, efectivamente, no ocurrió. El Granada perdió ante el Atlético de Madrid, por 1-2, aunque realizó un gran partido, compitiendo y decidiéndose el partido con algo de fortuna. Yangel Herrera hizo el tanto nazarí, yLlorente y Correa marcaron para el Atleti.

Salió dominante el Atleti, que en los primeros minutos ya dio su primer aviso tras un disparo de Correa que atajó Rui Silva. La posesión era claramente de los madrileños, pero el equipo nazarí, con sus armas, también creó peligro. Primero fue Carlos Neva, cuyo disparo fue taponado por Felipe. Luego, Kenedy con un córner que se envenenó y casi acabó dentro de la portería de Oblak.

Los colchoneros no tardaron en volver a hacerse con el control de la situación. Y así llegó otra gran oportunidad, en las botas de Luis Suárez. El disparo del uruguayo salió fuera por muy poco. Por fortuna para los intereses granadinistas, el partido decayó en ritmo, lo que hizo que no hubiera tantas ocasiones y no sufrieran tanto como lo habían hecho en este tramo inicial.

Entró el partido en una fase muy trabada, con continuas interrupciones, donde lo más destacado que ocurrió fue otro tiro de Suárez que paró Rui Silva. Poco más hasta que el árbitro señaló el descanso, con todavía todo por decidir. Había cuajado una buena primera parte el Granada, aguantando al rival e incluso disponiendo de alguna oportunidad para marcar.

Comenzó con susto para el Granada la segunda mitad, con un disparo al larguero de Correa. Pero el equipo nazarí no se iba a achantar, y respondió. Primero Machís y luego Jorge Molina. Aunque aquí todos tenían ganas y Luis Suárez replicó minutos después, aunque falló en el último momento y se le escapó un balón que era medio gol.

En el intercambio de golpes se suele acabar imponiendo el más fuerte. Marcos Llorente adelantó al Atlético, tras buscarse el hueco y sacar un tiro raso y pegado al palo. Pero el Granada demuestra siempre que tiene respuesta y muchas vidas. Porque apenas unos minutos después, tras un córner, Yangel Herrera, en su regreso, ponía las tablas en el marcador.

Estaba muy igualado el encuentro, con llegadas a una y otra área. Y otra vez, en el intercambio, los de Simeone se llevaron el gato al agua. Un disparo de Correa tocó en Vallejo, haciendo un arco por encima de Rui Silva, que poco pudo hacer, y volvía a dar ventaja al conjunto madrileño.

De nuevo por detrás en el marcador, a Diego Martínez no le quedaba más remedio que mandar a su equipo hacía delante. Era el momento de tomar riesgos. Atacar a un Atleti ya replegado atrás es una de las cosas más difíciles en el fútbol hoy en día. Así lo comprobó el Granada, que se estrelló una y otra vez con la muralla del Atlético. Cayeron con orgullo, pero este líder lo es por justificadamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *