Entre Liga y Copa y Copa y Liga, regresa la competición de clubes más prestigiosa del mundo. El Sevilla FC se ganó su billete de forma merecida a los octavos de final en un grupo en el que tuvo de todo; goleadas, sufrimientos, partidos igualados, etc. El Chelsea, que fue el último conjunto europeo (o no, por el Brexit) en visitar el feudo donde los sueños se cumplen, apeó al plantel nervionense para hacerse con el primer puesto (0-4) del grupo E.

Pero, ahora, ¿cuál es el objetivo? La afición sevillista, fruto de su exigencia e incorfomismo, ya quiere más que un trofeo de la Europa League, que parece quedar pequeño ya. El primero de los objetivos ya se cumplió, que es estar entre los dieciséis mejores equipos de Europa en el cuadro de la fase final. El siguiente que se marcan es hacer un buen papel en esta fase en la que no se permiten errores en 180 minutos o quien sabe, si alguno más.

Para el espectador este duelo estará marcado especialmente por el choque entre dos de los defensas con más proyección de Europa como Diego Carlos y Koundé y el astro noruego Erling Haaland. Si a eso le añadimos el buen estado de Bono, con sus estelares actuaciones y el talento del inglés Sancho y del ataque sevillista, el espectáculo está garantizado en un campo donde volverá a sonar la composición musical de Tony Britten entre el silencio de un desierto Ramón Sánchez Pizjuán. 

Ocampos, Acuña y muy posiblemente, el capitán de la nave, Jesús Navas, no podrán contar para Julen Lopetegui en este partido de ida, mientras que los de Edin Terzic, que se deshizo en elogios hacia el Sevilla FC en la rueda de prensa de este lunes («El Sevilla FC es un club muy bien gestionado y muy exitoso») no tendrá a su disposición a Piszczek, Witsel, Zagadou, Schmelzer, Meunier y Burki. 

Hasta la fecha, Sevilla FC y Borussia Dortmund se han enfrentado en dos ocasiones. Fue en la fase de grupos de la UEFA Europa League (grupo F) en la temporada 10-11. El conjunto andaluz logró vencer por la mínima en un Signal Iduna Park con aficionados, entonces, por 0-1 con gol de Cigarini. En el encuentro de vuelta, el empate a dos (Romaric, Kanoute) le dio el pase al Sevilla FC dejando al club alemán en tercera posición. El primero de grupo sería el PSG. En esa edición el vencedor sería el Oporto, que dejó en el camino al Sevilla FC en los 1/16 de final (1-2; 0-1).

El holandés Danny Makkelie será el encargado de impartir justicia en el terreno de juego en este encuentro de alto voltaje de octavos de final. Los asistentes serán sus compatriotas Kevin Blom en el VAR y Jochem Kamphuis como AVAR; Hessel Streegstra y Mario Diks, como árbitros asistentes, y Allard Lindhoy como cuarto árbitro.

Este árbitro, internacional desde 2011, ha dirigido en dos ocasiones al conjunto nervionense, de hecho la última vez que se vieron las caras fue en aquella noche épica en Old Trafford ante el Manchester United (1-2) donde lograron la primera clasificación a cuartos de final de la Champions en su historia. Otro de los choques en el que pitó al club andaluz fue en la edición 17-18, en un duelo de fase de grupos de la Liga de Campeones ante el Liverpool en Anfield (2-2).

Por David Niebla

Redactor del Sevilla FC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *