barcelona cádiz

Tras perdonar mucho el Barcelona, el Cádiz no se rindió y, con un penalti al final, sacó un punto muy valioso del Camp Nou

Cuatro jornadas después, Cervera volvió a ver el equipo que le gusta. Ante el Barcelona, el Cádiz mostró su versión de la primera vuelta. La que aguanta y resiste, y sacó un empate a uno que sabe a victoria. Messi adelantó a los culés de penalti. También desde los once metros, Álex Fernández puso el empate.

Como era previsible por el contraste de estilos, no tardó nada el Barça en hacerse con la posesión del balón. Y los amarillos, a esperar, a replegarse y confiar en que surgiera alguna oportunidad de sorprender a la contra. Asedio al área cadista, pero sin que Ledesma tuviera que intervenir. Aun así, situación que empezaba a recordar mucho a los anteriores partidos.

Más allá de alguna carrera de Salvi a la contra, la ofensiva del Cádiz estaba siendo muy pobre. Los culés iban acumulando disparos, aunque seguían con el punto de mira desviado. Llegó el primer disparo a puerta, obra de Messi, con un disparo desde la frontal, y Ledesma estuvo atento para sacar una buena mano.

Tanto jugar dentro de el área propia tiene riesgos. El Cádiz seguía jugando con fuego y al final se quemó. Una quemadura que llegó en forma de penalti, tras pérdida grave en salida del balón, para el Barça, tras una zancadilla clara de Iza sobre Pedri. Al lanzamiento fue Messi, que con total tranquilidad, lanzó el penalti al lado contrario al que se tiró Ledesma, inaugurando el marcador.

Tuvo al instante, tras sacar del centro, una oportunidad de oro el cuadro de Cervera. En una jugada rápida, Salvi cuelga el balón y Sobrino, con casi toda la portería para él, no conectó bien el balón y lo mandó fuera. No iban a tener muchas más como estas. Cervera lo sabía y se lamentaba en el banquillo.

Se salvó el Cádiz del segundo, que le anularon a De Jong por claro fuera de juego. Se salvó una segunda vez, otra vez por gol anulado por fuera de juego, milimétrico ahora, en esta ocasión de Pedri. El descanso era más que necesario. Y se llegó con un resultado que no era del todo malo para el Cádiz, viendo que podía haber sido más abultado.

Tras la reanudación, todo seguía igual. Asedió del Barça al área gaditana, pero sin tener ocasiones de verdadero peligro. Se estaba defendiendo bien el equipo de Cervera, pero en el marcado seguía por detrás. En algún momento, iba a tocar dar un paso adelante. Por el momento, se lo seguía tomando todo con calma. Llegó la primera gran ocasión culé de la segunda parte, pero Ledesma, con la punta de los dedos, desvió un balón al que llegaba Griezzmann para empujarlo a gol.

Seguía perdonando el equipo de Koeman. Y, al fin, los amarillos iban dando poco a poco un paso adelante, a tomar más riesgos, porque veían que era posible sacar algo positivo del Camp Nou. Pero las ocasiones que había seguían siendo en el área de Ledesma. Difícil empatar así. Y el tiempo se acababa.

Y entonces, casi de la nada, Rubén Sobrino provocó un penalti de Lenglet, justo al borde del descuento. Un penalti que convirtió un hombre que reaparecía hoy. Álex Fernández puso un empate que acabó siendo definitivo. Recuperó sensaciones en Barcelona el Cádiz, recuperó ese estilo que le llevó tan arriba en la primera vuelta. Y, por fin, volvió a puntuar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *