el cordoba se lia beiman

El Córdoba se lía con Beiman tras la renuncia del juez a la ruptura del contrato entre el club y la empresa de servicios médicos anterior. El paquete de la Unidad Productiva poseía aún el trato entre ambas partes cuando fue comprado por Infinity.

El Córdoba CF se lía con Beiman al conocerse la resolución de la demanda presentada por los blanquiverdes sobre la empresa. Fernando Caballero, juez asignado al caso, desestimó el recurso de los califales. Dicha denuncia recogía la separación de la sociedad de servicios médicos del paquete de la Unidad Productiva adquirida por Infinity. Sin embargo, los nuevos propietarios de la entidad deportiva tendrán que hacer frente al contrato firmado entre el club y la empresa.

Unión Futbolística Cordobesa (UFC) adquirió los derechos por la productividad del equipo. Clínica Beiman advirtió sobre su presencia dentro de esa compra. La cúpula recién formada mandó al Juzgado de lo Mercantil una queja para corroborar su posición. Tras varios meses de investigación, Caballero no encontró nada para que indique que ambas partes se separasen por el cambio de propiedad.

El acuerdo entre los dos miembros del juicio se produjo en época de Jesús León. Desde el 21 de enero de 2019, el club y la clínica acordaron su vinculación desde entonces. El Córdoba se lía con Beiman y supone que los cordobeses tendrán que seguir pagando los servicios médicos de dicha sociedad. Así, solo existen dos salidas. Por un lado, que el cuerpo médico vuela a manos de Beiman aunque estén a las órdenes Víctor Salas desde la llegada de Infinity.

Por el otro, una rescisión del trato pactado por los dos intereses. Las dos opciones supone un gasto de dinero importante de las arcas del grupo de Baréin. La compra de la Unidad Productiva sigue aumentado en cuanto a dinero pagado por ella. Una resolución favorable habría impedido esta situación. Por ello, la presión aumenta por los dueños del cuadro cordobesista. La falta de ingresos y los constantes pagos pueden hacer que el nivel económico siga decreciendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *