granada elche

El Granada ganó en Liga seis jornadas después tras imponerse a un Elche que casi logró empatar en la última jugada

No fue un partido bonito ni vistoso. Pero se vio al Granada competitivo e intenso, lo cual le valió para imponerse al Elche por 2-1. Vuelve a ganar en Liga seis partidos después. Los goles nazaríes los hicieron Domingos Quina y Antonio Puertas. Lucas Boyé fue el goleador de las alicantinos.

Avisó pronto el Granada, mediante el balón parado, con un remate de cabeza potente de Yangel Herrera que se marchó alto. Los nazaríes habían salido a dominar y controlar el partido. Sabían que no podían perder ni un minuto, ya que el cansancio provocado por el partido del jueves podía aparecer más adelante.

Ambos equipos imprimían mucha intensidad en el juego, yendo a por todas en los balones divididos. Por ello, ninguno era capaz de imponerse en el juego. Los balones en largo estaban siendo el principal recurso ofensivo de ambos conjuntos, y las defensas estaban atentas para despejarlos y no dejarse sorprender. Los porteros, inéditos en la primera media hora.

Con el partido tan atascado, apareció la calidad del nuevo en el Granada, de Domingos Quina. Jugada individual, un par de recortes, y saca un zurdazo desde fuera del área para abrir el marcador en Los Cármenes. Otro golazo del portugués, que vuelve a marcar. Lo hace por segunda jornada consecutiva.

Tras el gol, el choque seguía con la misma tónica. Muchos balones divididos y poco juego elaborado. Y de la nada, un balón al aire hacia el área del Granada, no lo mide bien Nehuén, dejando que Lucas Boyé le ganara la posición. El atacante argentino controló y sacó un gran remate a la media vuelta que se convirtió en el empate. Había sido una primera mitad sin mucho fútbol, pero igualada, como reflejaba el marcador.

Comenzó la segunda mitad con el mismo planteamiento. Máxima intensidad, muchos balones aéreos, pero poco juego. Ambos equipos buscaban especialmente los centros al área, pero más allá de algún remate sin mucho peligro, las defensas estaban siendo loas grandes protagonistas del choque.

Llegó, al fin, una buena ocasión. Fue de Fede Vico, que recortó dentro del área para sacar un disparo con la puntera. Por desgracia para el del Granada, Édgar Badía sacó una gran mano al chut para evitar el tanto. La respuesta del Elche fue un disparo lejano de Boyé, que atrapaba sin muchas complicaciones Rui Silva.

Se llegaba al tramo final sin muchas ocasiones. Los centros seguían y, al final, casi por pura probabilidad, uno fue bueno. Fue Foulquier quien colgó el balón y Antonio Puertas quien apareció al segunda palo, anticipando a la defensa, y mandando el balón al fondo de las mallas. Se volvía a adelantar el Granada, con muy poco tiempo ya por disputarse.

Se volcó al ataque el equipo ilicitano. Y ahora eran los nazaríes los que tenían que resistir. La victoria en Liga estaba cerca. Y se consiguió, en buena parte también gracias a Rui Silva. El luso sacó una gran mano en la última jugada para dejar el resultado como estaba. Vuelve a sonreír el Granada, a costa del Elche, en Liga, seis jornadas después.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *