sevilla final

El Sevilla se quedó sin final tras un partido flojo, en el que desperdició un penalti y jugó muy mal los últimos minutos

Golpe duro, de los que hacen mucho daño. El Sevilla se quedó a un paso de llegar a la final tras perder contra el Barcelona por 3-0. Dembélé, Piqué en el descuento y Braithwaite en la prórroga marcaron los tantos. Ocampos falló un penalti y Fernando fue expulsado en el descuento.

Ambos equipos comenzaban buscando la presión alta. No se quería encerrar el equipo sevillano, evitando repetir los errores del partido de Liga. El Barça tuvo algún acercamiento, siendo su opción más clara un disparo desde la frontal de Busquets que atrapó Vaclik. Luego Dembélé mandó un balón arriba, tras tocar en un defensa.

Pero el francés todavía tenía algo más que decir. Y es que Dembélé sacó un derechazo que se coló por la escuadra. Se acercaba el Barça en la eliminatoria, con mucho por delante. Y los nervios podían empezar a florecer en el cuadro de Lopetegui. Intentaba salir el Sevilla cuando podía, pero sin generar mucho peligro en la portería de Ter Stegen.

Tras el gol, el conjunto nervioenese consiguió empezar a controlar el asedio de los culés. Pudo tener una gran ocasión Luuk De Jong, pero no llegó a un balón que le dejaba solo ante Ter Stegen. Mucho más fácil lo hacía el Barça, que con muy poco, conseguía encontrar oportunidades para tirar a puerta. De Jong y Pedri tuvieron opciones de hacer el segundo. Y poco después, Acuña sacó un balón en la línea.

Apretaba el cuadro catalán en los últimos minutos de la primera mitad. Y el Sevilla, se defendía como podía e intentaba lanzar balones en largo para sorprender a la contra. Sin embargo, la precisión de los pases no era buena y no encontraba espacios. Llegó el descanso, el pase todavía estaba en Sevilla, pero quedaba lo más difícil.

La segunda parte comenzó con la lesión de Aleix Vidal. En una carrera, el propio jugador notó algo y se echó al suelo inmediatamente. El Barça tenía la posesión, pero esta vez, no hacía ocasiones con tanta facilidad como en algunos tramos de la primera mitad. Pero en cuanto la tuvo, dio un susto muy grande a los sevillistas, ya que Jordi Alba estrelló un balón en el palo. Se salvó el Sevilla.

Se encontró entonces el equipo de Lopetegui con una oportunidad de oro. Ocampos provocó un penalti a Mingueza. Podía cerrar la eliminatoria. El argentino, que regresaba hoy, fue el encargado de lanzarlo. Pero iba a tocar sufrir más, porque Ter Stegen paró y atrapó el lanzamiento, manteniendo todo tal y como estaba.

Seguían pasando los minutos y el resultado seguía igual. El Sevilla empezaba a ver la final cada vez más cerca, estaba sabiendo sufrir. El Barça iba ganando metros, pero el cansancio en algunos de sus jugadores era evidente y les costaba más en los metros finales. Hubo asedio de nuevo, con el balón rondando la portería de Vaclik, con tiros que taponaban los jugadores sevillistas como podían.

Sufrían, aguantaban. Se puso todo más cuesta arriba incluso cuando Fernando vio la segunda amarilla y dejaba al Sevilla con uno menos, ya en el descuento. Y en el 93, empató Pique. Partido que se iba a la prórroga, con uno menos y el equipo muy desgastado.

Como era previsible, el Sevilla estaba K.O. Marcar un gol ya se antojaba casi imposible y sólo quedaba aguantar como se pudiera y confiar en la lotería de los penaltis. Todo para que Braitwaite hiciera el tercero y diera el pase al Barça. La eliminatoria ya estaba sentenciada. Se volcó el Sevilla en busca de un milagro, pero la realidad es que se había quedado sin final.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *