Elche sevilla

El Elche se impuso al Sevilla por ganas e intensidad, y el equipo hispalenses agranda su crisis de cara al partido de Dortmund

Crisis en Nervión. El Elche ganó al Sevilla por 2 a 1, y deja todavía más tocado al equipo hispalense. Partido flojo, sin intensidad, en la que el mazazo del miércoles todavía parecía afectar al equipo. Guti y Carrillo marcaron para los alicantinos. De Jong recortó en el descuento.

Quería hacerse con el control de la posesión el Sevilla desde el primer minuto. Lo lograba, pero como es habitual, en zonas alejadas de la portería del Elche, sin dar sensación de peligro, ni mucho menos generar ocasiones. Los ilicitanos no querían que el guion del partido fuera ese y también intentaban tener la pelota, aunque siempre buscando un juego mucho más directo hacia el área.

Ambos conjuntos llegaban al área rival, pero el Elche quien daba algo más de sensación de peligro con su juego directo y los centros al área. Vaclik no tenía que intervenir en exceso, pero si la defensa para despejar balones. Los rojiblancos, a lo suyo. Mucha posesión, pero en su mayoría sin peligro. Sólo una falta botada por Escudero que rechazó un defensa en la dirección equivocada fue lo más parecido a una ocasión.

Sin muchas ideas, con un juego plano visto en muchos otros partidos similares a este, los sevillistas se iban a los vestuarios en el descanso sin haber tirado a puerta. Mucha posesión, pero que, una vez más, no estaba sirviendo de nada. Y el Elche, con sus armas, era capaz de llegar al área contraria, pero también sin acierto.

En la segunda mitad, tras unos minutos con más posesión inerte, llegó la primera gran ocasión. Pero para el Elche. Pérdida de Gudelj, Lucas Boyé se planta sólo ante Vaclik y el checo, con el pie, para el disparo y manda el balón a córner. Un error que pudo costar muy caro. Necesitaba cambiar cosas Lopetegui, porque el equipo seguía sin encontrar el camino.

El Elche estaba creciendo en el partido. Cada vez era capaz de jugar más cerca del área del Sevilla. Hasta que al final, un pase atrás lo caza Raúl Guti para poner el balón lejos del alcance de Vaclik y en el fondo de la portería. Se adelantaban los locales, que estaban siendo mejores en la segunda mitad. O al menos, lo intentaban con más ganas.

Y esas ganas les llevaron al segundo. Falta lateral, Carrillo se impone y marca. Primero no subió, ya que el árbitro no vio que el balón entró por completo. Pero el VAR le corrigió, y el segundo y casi definitivo gol subió al marcador. Y apenas se vio un atisbo de reacción, de orgullo, de intento por hacer algo, si quiera marcar un gol. Ocasiones muy inofensivas, más allá de un disparo de Óliver que paraba Badía.

Ya en el descuento, De Jong, tras una falta, conseguía recortar distancias. Pero ya era muy tarde. Y así, en Elche, el Sevilla sigue con su caída. Tercera derrota consecutiva, las tres en una semana. Y en Dortmund, mucho en juego en el peor momento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *