athletic granada

El Athletic se quedó con los tres puntos en la visita del Granada, con un gol de Álex Berenguer en el tiempo de descuento

Duelo de equipos que tienen más de una vida. Sólo uno podía quedar en pie, y el Athletic acabó tumbando al Granada en el último suspiro. Los leones se impusieron por 2 a 1, con goles de Villalibre y Berenguer. Para los nazaríes, marcó Jorge Molina, que pudo hacer el 2-2 casi al final.

Ni cinco minutos habían pasado y el Athletic, que había salido con intención de mandar, se adelantó. Villalibre, con un buen control orientado, encara la portería y adelanta a los leones. Golpeaban a la primera oportunidad que tenían. Intentó contestar el Granada rápido, pero sin acierto. Los nazaríes no se hundieron, mantuvieron la calma y fueron entrando en el partido poco a poco.

El ritmo del partido era muy elevado, con ambos equipos dando el máximo. En apenas segundos, el balón pasaba de estar en el borde un área a la otra. Fuerzas igualadas, pero ninguno de los dos equipos estaba siendo capaz de concretar ocasiones demasiados claras. Los granadinos buscaban especialmente centros al área. Primera parte entretenida, en la que los visitantes estaban dando la cara. Faltaba el gol del empate.

Como si las fuerzas siguieran intactas, la segunda parte comenzó con el mismo ritmo alto de la primera. Y el Granada realizaba una presión alta e intensa al rival para intentar recuperar. Aun así, no estaba siendo del todo efectiva, ya que el los bilbaínos conseguían salir de ella y acercarse a la portería de Rui Silva, sin mucho peligro.

A mediados de este segundo periodo, en un córner, Kenedy cometía un penalti muy inocente sobre Vencedor al intentar controlar la pelota. Al lanzamiento fue Raúl García, pero el delantero del Athletic se encontró con el portero del Granada. Rui Silva realizó una gran parada, evitando un segundo tanto que podría haber sido casi definitivo. Seguía vivo el equipo nazarí, pero hacía falta algo más arriba.

El Athletic había dejado vivo al Granada. Y cuando haces eso, te acabas arrepintiendo. Porque unos minutos después de esa penalti fallado, una gran jugada de Antonio Puertas, que ponía el balón en boca de gol, acaba siendo el empate, obra de Jorge Molina. Hubo incertidumbre, eso sí. Porque el VAR revisó una posible mano en el remate. Una mano que no existió y el gol era válido.

Sin embargo, el Athletic, desde que llegó Marcelino, es otro de esos equipos que no da nunca su brazo a torcer. Al que parece que por más que lo golpees, nunca lo derribas. Y ya en el descuento, Berenguer, con un potente disparo, volvió a dar ventaja a los suyos. Pudo empatar Jorge Molina de nuevo casi al final, pero se fue fuera. En el duelo de superviviente, el Athletic se comió al Granada al final.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *