granada cuartos

El Granada sigue haciendo historia y estará mañana en el sorteo de cuartos de final de la Europa League tras eliminar al Molde

Venía encarrilado de la ida. Pero eso no significaba que fuera fácil. No lo fue, se tuvo que sufrir y por momentos parecía que podía haber un gran susto. Nada para este Granada, que sufrió, acabó perdiendo (2-1) el partido en los últimos minutos, pero eliminado al Molde al final, destino a cuartos de final. El gol de Roberto Soldado cuando más apretaba el Molde, con 1-0 en el marcador, selló el pase histórico.

Apenas pasaron unos minutos para que llegaran las primeras ocasiones. Primero del Granada, con un remate de Kenedy que se marchaba cerca del palo. Replicaba el Molde, con un remate de Andersen desde una buena posición pero que se iba a las nubes. Ningún equipo se hacía con el control del partido. El balón iba de un lado a otro del campo rápido, aunque no aparecían las ocasiones.

El ritmo era alto, tocaba ver que equipo iba a bajar el pie del acelerador primero. Kenedy, que estaba siendo el más activo de los nazaríes, volvió a tener una ocasión muy clara de hacer un gol que casi cerraba la eliminatoria. Pero los noruegos siempre respondían. En este caso fue Pederson con un centro-chut enseñando que puso en problemas a Rui Silva. Un centro que fue un aviso de lo que vendría después. Centro, esta vez de Andersen, y Vallejo, con tiempo para despejar, se hace un lio y acaba metiendo el balón en su propia portería. Grave error del hoy lateral derecho rojiblanco, que metía al Molde en la eliminatoria.

Se serenó el cuadro andaluz después del gol, bajando el ritmo del encuentro. Su objetivo ahora era hacerse con el control del balón y no permitir que los noruegos llegaran con tanta facilidad a la portería de Rui Silva. Una vez más, demostraron ser un equipo que no se derrumba a las primeras de cambio. Los últimos minutos de la primera mitad se acabaron jugando en campo del Molde, con otra buena ocasión, de nuevo, de Kenedy. El brasileño estaba siendo el más activo en ataque, pero le faltaba precisión en la finalización.

Quedaban 45 minutos de sufrimiento, de aguantar. Y los nórdicos, conocedores de que con un gol igualaban todo, se lanzaron al ataque. Salieron mejor de los vestuarios, empezando a bombardear a Rui Silva con disparos desde la frontal del área. El guardameta luso empezaba a ser el gran protagonista del Granada. En especial, tras una gran intervención en un mano a mano ante Fofana. Sufrían los de Diego Martínez, que en ataque sólo producían lo que Kenedy era capaz. Pero las fuerzas del brasileño estaban decayendo.

El balón parado sería la principal baza de los granadinos. Pero había que aprovechar las oportunidades. Porque Yangel Herrera, tras un lanzamiento de falta y una jugada ensayada que salía a la perfección, remataba en el borde del área pequeña. El venezolano, casi cantando el gol, vio como Linde sacaba una mano salvadora, en una gran muestra de reflejos del sueco. Pero ya fue un primer aviso que iba a acabar derivando en la locura en el banquillo rojiblanco. Herrera, esta vez como asistente, ponía un centro al área que remataba Soldado al fondo de la red. El gol que aseguraba los cuartos de final. Un gol histórico.

Un gol que permitió a los andaluces afrontar el tramo final con tranquilidad. Porque el Molde ya tenía que marcar tres goles en apenas diez minutos. Misión imposible ante este Granada. Obviamente se volcaron al ataque, pero un equipo que el único gol que hizo, lo marcó un rival en su propia portería, no iba a poner muchos más problemas. Si que marcaron, desde los once metros, tras un penalti de Eteki. Marcaba Hestad para al menos dar la victoria a los noruegos. Pitaba el final el árbitro y la alegría estallaba en el bando nazarí. Mañana, el Granada estará en un bombo de cuartos de final de Europa League. Casi nada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *