valencia granada

El Valencia acabó llevándose una agónica victoria ante un Granada que llegó a bajar los brazos por momentos, pero que lo intentó hasta el final

Por momentos parecía que iban a morir sin intentarlo, pero al final hicieron gala de esa eterna lucha que tanto les ha dado, aunque esta vez, sin recompensa. El Valencia se impuso al Granada por 2-1, aunque los nazaríes pudieron conseguir el empate hasta el último segundo. Sin embargo, unos malos minutos en los que el equipo estaba cabizbajo, les penalizaron demasiado. Wass y Alex Blanco marcaron para los ches. Soldado recortó distancia para los granadinos.

No podía empezar el partido peor con el Granada. Apenas un par de minutos habían transcurrido cuando Daniel Wass, adelantándose en un centro raso, metía la bota y ponía el primero en el marcador. El cuadro che había salido con fuerza al partido y estaba siendo claramente superior en el tramo inicial. Tuvo que pasar un cuarto de hora hasta que los nazaríes comenzaran a mejorar ligeramente. Pero estaba faltando mucha precisión en el juego por su parte.

Casi llegó el segundo del Valencia cuando parecía que se igualaban las fuerzas. Fue una doble ocasión, en la que primero Rui Silva salvó un disparo de Guedes y luego, en el rechace, Yangel Herrera sacaba en la línea un disparo de Racic. El equipo granadino era capaz de avanzar hasta tres cuartos de campo rival, pero ahí, se atascaba. No concedía más oportunidades al rival, pero faltaba claridad arriba. Cerraba una primera parte por debajo del nivel habitual y con trabajo por delante en la segunda.

Sin embargo, esta segunda mitad comenzó con el cuadro valenciano apretando de nuevo. Centros al área y algunas ocasiones en la que Rui Silva tenía que intervenir. Situación muy diferente a la del otro guardameta, ya que Cillessen apenas había tenido trabajo en lo que llevábamos de partido. Como en la primera mitad, tras unos minutos, los nazaríes comenzaron a mejorar. Esta vez, si eran superiores en el juego. Y crearon alguna ocasión, como un cabezazo de Soldado que obligaba al portero holandés del Valencia a detener el balón.

Pero este intento de reacción se sofoco rápido. Primero con la lesión de Darwin Machís, que se había recuperado de otra esta semana y que vuelve a recaer. Y, lo más importante y duro para os rojiblancos, el segundo gol del Valencia. Alex Blanco finalizaba una buena jugada de Guedes con un disparo preciso y muy ajustado, lejos del alcance de Rui Silva. Y este gol si que hizo daño. Se vio algo muy difícil de presenciar, como es ver a este Granada abatido, derrotado. No estaban saliendo las cosas en Mestalla y el equipo lo empezaba a acusar mentalmente.

Tras esos minutos en los que el equipo estaba KO, volvieron a levantarse, en busca de la épica a la desesperada. Yangel y Puertas lo intentaban. Casi vuelven a llevarse otro golpe, cuando Rui Silva sale del área mal, Maxi tira, a puerta vacía, pero Víctor Díaz apercibió como salvador para sacar sobre la línea el balón. Y no se iban a rendir tan fácil. Haciendo gala de esa eterna lucha, una buena combinación entre Molina y Soldado acababa en el gol de este último. Quedaba sólo el descuento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *