Alberto Perea es, de sobra, el futbolista con más calidad del Cádiz CF, pero parece no cuajar en este equipo de Primera.

En Segunda División, el año del ascenso, Alberto Perea fue clave en el esquema de Cervera. 33 partidos jugados en liga en los que anotó 5 goles y dio 2 asistencias. Además de los números, el juego que aportaba el albaceteño era espectacular. Creaba furor en Carranza cada vez que entraba en contacto con el balón. Era el mago de Carranza. Un mago al que el ascenso no le ha sentado del todo bien.

Se ha visto de manera clara que el Cádiz para competir en Primera División y lograr puntos debe renunciar al balón. Cervera tiene claro que su equipo debe jugar a no encajar y a aprovechar las escasas oportunidades que se planteen a lo largo de los encuentros. Alberto Perea, lamentablemente no tiene cabida en ese once. En ese once deben trabajar todos en defensa, y Perea destaca con el cuero en sus pies. Es difícil hacer encajar al 10 cadista en la alineación de los amarillos, pues el resultado no ha sido bueno en defensa esta temporada.

Alberto Perea es sinónimo de encajar

De los 7 partidos en los que el Cádiz ha mantenido la portería a cero, Alberto Perea solamente ha sido titular en uno, ante el Valladolid (0-0) y fue retirado en el 61′. 13 partidos ha jugado de titular esta campaña el de Albacete, y en 9 ha entrado desde el banquillo. 22 partidos en liga con 1 gol y 2 asistencias. Son buenos números para el 10, aunque la magia que se podía ver en Carranza el pasado año parece que se ha perdido en un equipo que no le ofrece el atrezzo necesario para su espectáculo. Perea sigue siendo un hombre de confianza para su técnico, sin embargo tiene que saber encontrar su momento, momentos en los que se precise de balón y se necesite atacar con insistencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *