El lío de Cala y Diakhaby en el Cádiz-Valencia conllevó detener el juego 15 minutos

En el Cádiz CF – Valencia CF de anoche, dónde los gaditanos se impusieron por 2-1, tuvo un incidente muy resaltable. El lío entre Juan Cala y Mouctar Diakhaby empezó por un supuesto insulto racista del lebrijano al central valencianista. En ese momento comenzaron los incidentes, una tangana provocada por las palabras de Cala acabó con los valencianos en el vestuario. El conjunto de Javi Gracia abandonó el terreno de juego y se negó a jugar. Tras 15 minutos sin aparecer, una supuesta amenaza de perder los puntos «obligó» a los ches a volver al terreno de juego pero sin Diakhaby. El futbolista francés decidió no volver por el afecto de las palabras de Cala.

Un supuesto incidente racista dónde la víctima abandona el terreno de juego y el agresor sigue jugando. El mundo al revés. Sin embargo, a la vuelta del descanso, Juan Cala tampoco volvió al terreno de juego. Sus compañeros aseguraron que «estaba destrozado, en shock». Todos los clubs han condenado el racismo bajo el lema «NO AL RACISMO».

Tanto Cádiz como Valencia, así como muchos clubes y futbolistas de nombre han condenado el racismo. El racismo no tiene cabida en el deporte y así se ha pronunciado el Cádiz. No obstante, el conjunto amarillo también defiende la honestidad de sus futbolistas:

«- No dudamos de la honestidad de todos los integrantes de nuestra plantilla, que son firmes defensores de la lucha contra el racismo, cuya actitud siempre ha sido ejemplar en todos los encuentros que se han disputado.»

«- La entidad no puede entrar a valorar los lances propios del juego entre los jugadores, y siempre exigimos una actitud de respeto y responsabilidad ante los contrarios.»

El comunicado del Cádiz es claro y conciso, no se duda de la honestidad de sus hombres. No hay imágenes de la polémica, imágenes que demuestren la culpabilidad de Cala. Cala asegura encontrarse en shock por la polémica que se ha generado en su entorno pero confía en que se resuelva de una manera justa.

Un comentario en «El lío de Cala y Diakhaby»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *