Una prueba de esfuerzo en el instituto entusiasmó tanto a su profesor de educación física que le marcó a Gonzalo García el camino de su vida en el atletismo. Dominó como pocos en las categorías promesas en los 1.500 metros, pero el sevillano de Castilleja de la Cuesta se ha especializo en el 3.000, donde pelea con una de las mejores generaciones en años. Debutó deslumbrando en San Sebastián, en pista cubierta, en el 1.500 junior del Campeonato de España. Era su primera aparición nacional y, pese a quedarse a un peldaño del podio, presentó su tarjeta de visita en 2014. Este mismo año, en Castellón, acabó con la plata en el junior nacional. Repitió el segundo puesto, en pista cubierta, en Antequera en la categoría promesas y finalizó cuarto en Tarragona en el Campeonato de España también en promesas. Un año más tarde, en 2016, ya impuso su nivel en San Sebastián en el 1.500 de pista cubierta. 

Creció idolatrando a Fermín Cacho y compaginó estudios y atletismo en el Cueva de Nerja-UMA, donde conviven como una familia. Gonzalo García no ha perdido la humildad con la que recibía con gratitud el apoyo de unos amigos, dueños de una pizzería, que le entregaban cada temporada dos pares de zapatillas. Cualquier ayuda era poca, aunque se tratara de un asiduo en los primeros puestos del mediofondo español. Desde que se estrenó como en categoría absoluta en 2018, el sevillano no ha parado de acumular más medallas, como el bronce en el velódromo Luis Puig, en Valencia, a pocas milésimas de la plata de Sergio Jiménez. En 2019, en Antequera, otra de sus plazas fetiche, escaló a la plata en el Campeonato de España indoor. En una recta final de infarto, el aljarafeño se quedó a escasos centímetros del catalán Artur Bossy. 

En Ourense 2020 también cazó la plata peleando hasta el suspiro final con Fernando Carro y Adel Mechal. Y en Madrid, tras el infame confinamiento por la pandemia por covid-19, saboreó el tercer puesto en una carrera histórica que se decidió por muy poco en el 3.000, la especialidad en la que se ha asentado como profesional. Pese a su buen momento invernal, con la mínima exigida realizada ampliamente en Valencia con 7’51’’96, el sevillano cayó eliminado en las series en los Europeos de la ciudad polaca de Torun a inicios de marzo pasado en su primera convocatoria internacional. Un mes antes, otra vez en Antequera, ganó con claridad en el 1.500 de pista cubierta en los Campeonatos de Andalucía, con un tiempo de 3.45.39, por delante de Mohamed Lansu y Andrés Serrano. 

La galopante crisis económica apartó a Gonzalo García del Playas de Castellón, uno de los más pujantes clubes europeos, pero el sevillano sigue sumando experiencias y medallas. Ahora compite con el Trops Cueva de Nerja y concilia su etapa deportiva con sus estudios en la Universidad Pablo de Olavide, que trabaja en la modificación del reglamento del deportista para ofrecerle las mejores condiciones posibles. 

Por David Niebla

Redactor del Sevilla FC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *