alavés betis

El Betis se llevó los tres puntos el Alavés con un gol en los últimos minutos de Borja Iglesias, tras un partido muy disputado

El Betis se reencontró con la victoria y se impuso al Alavés por 0-1, gracias a un solitario tanto en el minuto 88 de Borja Iglesias. Fue un partido disputado e igualado durante la mayoría del tiempo, pero en el que, con ambos equipos volcados al ataque, los verdiblancos se llevaron el premio.

Se hizo el Betis con la posesión desde el inicio y tardó poco en dar el primer aviso, en las botas de Canales, que regresaba al once. Pero los vitorianos se organizaban bien atrás, para hacer que la ofensiva bética se atascara. Los acercamientos del Alavés llegaban a balón parado, siendo un lanzamiento de córner, que se envenenó y se estrelló en el larguero, su ocasión más peligrosa.

Trataba de dormir el Betis el choque un poco cuando veía que el Alavés lograba darle velocidad a sus transiciones. Se hizo con la posesión, a tener el partido en su terreno durante unos minutos y pisar el acelerador después. Así lo hizo, con una buena jugada combinada que finalizó Fekir y repelió Pacheco. Eran minutos de asedio total de los andaluces, que obligaban a replegar cada vez más y más a su rival.

Pero otra vez, tras una ocasión peligrosa, el partido pasó a tener pocas oportunidades claras. Los vascos volvían a ser capaces de salir de su campo de vez en cuando, librándose del asedio bético. Pero eran ataques muy tímidos, con pocos hombres y que rara vez finalizaban. Aun así, ya no se veía un Betis tan dominador y poco a poco los de Callejan iban creciendo. Así llegó otra ocasión clara, en una jugada en la que Pellistri peleó la pelota en el arrea, se la llevó, pero su finalización, en buena posición de disparo, no fue buena. El tramo final de la primera mitad se disputó mayormente en terreno verdiblanco.

La segunda parte comenzó con un guion similar al del final de la primera. Un Betis que tenía la posesión, pero sin ser capaz de asediar a su rival. Sin embargo, los de Pellegrini añadieron un arma más a su ofensiva con las transiciones rápidas, con las que tuvo las primeras ocasiones de este segundo periodo. Sin embargo, tan unos minutos de ataque del Betis, volvió a replicar el cuadro blanquiazul. Y fue con un remate a bocajarro de Miguel De la Fuente, que se estrelló en el larguero, tal y como pasó en la primera mitad.

No estaba consiguiendo el equipo de Pellegrini imponer su juego como en la primera mitad. Es por ello que tenía que optar por el juego rápido, consiguiendo así llegar a la portería de Pacheco. De esa manera, llegó una oportunidad que pudo ser muy clara, de no ser porque Canales, en el mano a mano, remató muy mal. A partir de esta ocasión, el partido empezó a romperse. Los dos querían la victoria y cada vez se volcaban más al ataque. Y las fuerzas de unos y otros ya no permitían replegar a la misma velocidad. Ambos equipos llegaban al área rival, daban sensación de peligro, pero sin ocasiones verdaderamente claras.

Eran minutos en los que cualquier error, cualquier pequeño detalle, podía acabar decantando la balanza. O como pasó hoy, la calidad individual de los jugadores béticos. Pase filtrado de Fekir a Joaquín, y el del Puerto pone un pase atrás para que Borja Iglesias, a puerta vacía, haga el gol de la victoria. Porque en los pocos minutos que quedaban, el Alavés lo intentó con todo, pero sin acierto. Y los tres puntos viajaban para Sevilla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *