valladolid granada

El Granada se llevó los tres puntos de Valladolid tras remontar en cinco minutos un 0-1 al equipo pucelano en el tramo final

Victoria de lucha, de no rendirse en ningún momento. El Granada se impuso al Valladolid por 1-2, después de haber ido por detrás casi toda la segunda mitad y marcar sus dos goles en los últimos diez minutos del partido. Jorge Molina primero, y Quini después con un golazo, fueron los autores de dos goles que pueden significar una salvación ya casi certificada.

Con muchos cambios con respecto al partido del jueves, los nazaríes comenzaron demostrando que, al menos de inicio, el cansancio no era un problema. Hasta tres buenas oportunidades tuvieron en los primeros diez minutos, con tiros de Eteki, Machís y Quini. No tenían intención los granadinos de llevar la iniciativa, optando por mantenerse replegados y aprovechar las contras. De momento, el plan salía bien porque los pucelanos no hacían muchas ocasiones. Si que tuvieron una clara, con un disparo de Guardiola que repelía Rui Silva y casi caza el rebote Toni Villa.

Con un nivel de intensidad alto en el juego de ambos equipos, la igualdad era máxima. Pero las ocasiones ya no llegaban. Ambos equipos si se acercaban a las áreas rivales, pero sin conseguir transformar esos acercamientos en ocasiones al menos. Así transcurría el grueso de la primera mitad. No sería hasta el tramo final que algo diferente ocurriría. Vallejo pisaba a Kodro dentro del área en un balón disputado y el árbitro señalaba penalti sin dudarlo. El lanzamiento lo ejecutó Orellana, que puso al Valladolid por delante en el marcador justo antes del descanso.

Del descanso, regresaba un Granada que seguía intentando lo mismo que en la primera mitad. Pero los pucelanos tenían todavía un punto más de intensidad, que les permitía ser ligeramente superiores en el choque. Controlaban la posesión y se acercaban más a la portería de Rui Silva. Por fortuna para los rojiblancos, no estaban siendo efectivos a la hora de finalizar y no cerraban el partido cuando estaban siendo superiores. La ocasión más clara llegó con un remate de Kodro que se estrelló en el larguero.

Esa oportunidad marcó un cambio de dinámica en el partido. Porque los de Diego Martínez crecieron en el encuentro y comenzaban a ser ahora los que llegaban a la portería contraria. Y así comenzaron a llegar las primeras opciones claras en esta segunda mitad. Machís estaba siendo el principal valor ofensivo del equipo y quien más amenazaba. Un gol anulado a Molina por fuera de juego Puertas en el pase anterior sería el inicio de los minutos en los que el Granada iba a subir el nivel.

En la siguiente jugada, un balón centrado al área vallisoletana, era dejado pasar por Puertas para que Jorge Molina pusiera el empate en el marcador. Y aunque no quedaban muchos minutos, los nazaríes estaban decididos a llevarse los tres puntos del José Zorrilla. En el siguiente acercamiento, Machís no hizo el segundo por poco. Pero ya no perdonó otra vez en la siguiente ocasión. El balón le llega a Quini en la frontal del área, que saca un derechazo muy potente y ajustado, imparable para Masip. Le daba la vuelta al partido en apenas cinco minutos el Granada.

Ahora eran los andaluces los que querían tener el balón, anestesiando el partido. Los pucelanos estaban ya muy tocados anímicamente tras ese gol. Acumularon hombres en el ataque para intentar buscar un balón suelto o un remate después de algún balón colgado. Pero la efectividad no acompañaba a los locales hoy. Y el Granada se llevaba tres puntos de oro de Valladolid, que dejan el objetivo de la permanencia hecho virtualmente. Y sube la moral de cara al partido histórico del jueves en Old Trafford. Hora de soñar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *