sueño granada

El sueño europeo del Granada llegó a su fin en la noche de ayer tras acabar siendo eliminado por el Manchester United, pero la temporada es de diez

El sueño del Granada comenzó el pasado 19 de julio de 2020. El cuadro rojiblanco goleaba en Los Cármenes al Athletic y certificaba la séptima plaza en la Liga. Su mejor posición en el primer año tras su regreso a Primera división. Esa plaza daba derecho, además, a jugar competición europea, algo impensable para un equipo que hasta hace una década, estaba en Tercera. Pero el grupo formado en el cuadro nazarí no quería establecerse límites y se propuso luchar y llegar lo más lejos posible con este sueño. Un sueño que, ayer, 15 de abril de 2020, se acabó.

Old Trafford. El Teatro de los Sueños fue el escenario en el que al Granada le tocó despertar. En otro duelo de David contra Goliat, este vez el segundo fue demasiado y acabó imponiendo la lógica. Pero los nazaríes no fueron de paseo a Manchester. Fueron a luchar, a intentar superar a otro rival gigante y, si había que caer, lo iban a hacer con orgullo y de pie. Así fue. El resultado global, 0-4, no refleja el nivel que mostraron ambos en el campo. Los británicos fueron superiores en el global, pero los granadinos también tuvieron sus opciones e incluso la mala suerte se cebó con ellos, como es el caso del gol de Vallejo.

Una vez el conjunto granadino ya está fuera de la competición europea, toca mirar con perspectiva lo que ha logrado. Un equipo que asciende, se clasifica a la Europa League por primera vez en su historia y tiene que jugar tres rondas previas. Llega a la fase de grupos y, a partir de ahí, ya no había ninguna exigencia más para un equipo debutante. La ambición de este grupo no tenía suficiente con eso y, tras una gran fase de grupos, se clasifica con holgura para los dieciseisavos de final.

En esta primera eliminatoria, la fortuna decide que tendrá que enfrentarse al Napoli, un equipo superior sobre el papel. Pero sobre el campo, el Granada demostró que pueden igualarse a cualquiera, clasificándose a octavos. Siguiente rival, el Molde. A priori algo más sencillo que el rival anterior, aunque también tocó sufrir algo. Nada que no pudiera superar este grupo, que se plantaba en cuartos. Aquí el camino llegó a su fin. Pero el Granada se ha visto entre los ocho mejores de una competición europea, codeándose con nombres históricos como el propio Manchester United.

Luego están las competiciones nacionales. Otros equipos del nivel del Granada, habían sufrido mucho en Liga al jugar competición europea a causa del cansancio. Encima, los rojiblancos tenían el extra de haber jugado tres rondas previas. El precedente era el Espanyol, que jugó Europa League y descendió esa misma temporada. Pero los nazaríes han vuelto a demostrar que están hechos de otra pasta. Contagios de Covid, lesiones… casi todos los miembros de la plantilla se han visto afectados en algún momento y han tenido que parar. Diego Martínez ha tenido que tirar de todos los jugadores. Y aun así, el equipo se ha vuelto a salvar con tranquilidad, estando más cerca de puestos europeos que de descenso. Aunque repetir el sueño esta temporada ya se antoja complicado. Sin olvidar los cuartos de final de la Copa del Rey, donde se quedaron a unos segundos de repetir otras semifinales.

Temporada para el recuerdo. La mejor temporada de su historia, en el año de la celebración de su 90 aniversario. Esta eliminación no es un fracaso ni un golpe duro. Es una motivación más para seguir creciendo como club, como equipo. Para que, en los próximos años, el Granada y los granadinistas puedan volver a vivir este sueño. Y en esa ocasión, con Los Cármenes a rebosar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *