El Recreativo está metido en un agujero negro y parece que todos sus esfuerzos caen en saco roto. Un gol de Plomer a falta de poco menos de cinco minutos para la conclusión tumbó al cuadro albiazul en la que se ha convertido la tercera derrota consecutiva de Pouso desde su llegada al banquillo recreativista. El preparador vasco no ha logrado reactivar al Decano, en lo que a resultados se refiere, aunque es cierto que el Recre ha merecido bastante más en sus dos últimos partidos en casa, pero parece que la suerte ya estaba echada porque, por mucho que lo busca, el combinado recreativista no encuentra ahora el camino al gol y atrás sigue teniendo errores que le condenan.

Después del esperpento de El Ejido Pouso volvió a cambiar el sistema, esta vez, y ante la ausencia de Seth; el Recreativo se plantó con un 1-4-2-3-1. Cera y David Alfonso regresaron a los laterales, lo que permitió a Diego Jiménez regresar al centro de la defensa para formar pareja con Leal. Fran y Dani Molina formaron el doble pivote, con José Antonio como enganche por detrás de Chuli, Quiles en banda derecha y Alexander en la izquierda. 

El Recre salió bien. Se le vio con ímpetu, metido en el partido, bailando al son de Quiles. Solo José Antonio desentonó en los primeros compases, aunque lo cierto es que fue afinándose el cordobés para terminar generando complicaciones al filial nazarí. Tras unos primeros minutos en los que el cuadro albiazul pisó la zona de peligro contraria sin terminar de poner en serios apuros a Joao Costa se fue estirando también, aunque sin ocasiones claras.

Así, hubo que esperar al ecuador del primer acto para que empezasen a sucederse las oportunidades claras. Fue el Recre el primero en buscar la meta contraria con una jugada por banda derecha de Chuli que cedió al punto de penalti a la llegada de José Antonio, pero el cordobés estrelló su disparo en Barcia. El aviso de los locales también despertó las ansias de gol del Recreativo Granada que marcó por mediación de Montoro, pero el central remachó en el segundo palo en posición de fuera de juego. El propio Montoro pudo finalizar otra jugada poco después, con un disparo desde el vértice derecho del área que se fue muy cerca de la meta de Nauzet.

A partir de ese momento el Recreativo comenzó a generar un caudal de ocasiones que es difícil entender cómo no le sirvieron para irse por delante al tiempo de descanso. Primero fue Alexander el que condujo una contra tras un saque de esquina a favor para filtrar un pase a Chuli, que se quedó mano a mano ante Joao Costa desde fuera del área, pero el delantero onubense estrelló su disparo en el pecho del arquero luso. La jugada continuó con Quiles recogiendo el rechace y sacándose un disparo al palo corto, idéntico al del gol que le marcó al Córdoba en la pasada campaña, pero el portero del Recreativo Granada volvió a meter la mano para desviar a córner.

Si clara fue la ocasión de Chuli, no lo fueron menos las dos acciones de las que dispuso Alexander. Primero con un balón al espacio de derecha a izquierda de José Antonio que el hispano-argentino controló y fusiló, mandando el cuero a las manos de Joao Costa; y luego le faltaron centímetros para embocar a gol un centro lateral de Chuli. Con la sensación de que el Recre había merecido algo más de lo que tenía llegó el descanso.

En la segunda parte cambió el panorama, por varios motivos. El Recreativo Granada, que es un equipo técnicamente bueno, comenzó a mover con más descaro el balón y darle más amplitud a su juego y ello obligó al Recre a realizar más esfuerzos para recuperar. Entonces fue apareciendo el cansancio de una plantilla que da la sensación de no haber estado nunca a un nivel físico apropiado para resistir 90 minutos. A ello también hay que añadir que los cambios restaron y no sirvieron para mantener el nivel del primer acto.

El filial del Granada fue el primero en pisar área contraria en el segundo acto tras una internada de Alberto López que dejó en nada Nauzet con la colaboración del canterano Fran. Diez minutos más tarde volvería a vestirse de salvador el guardameta albiazul para abortar una triple intentona rojiblanca que acabó con un disparo de Diego que se topó con los guantes del portero canario, que desvió a córner. 

Los ataques del Recreativo salieron de la reserva de Quiles, que realizó un gran esfuerzo partiendo desde banda derecha. Aún así, el onubense pudo intentarlo dos veces antes de marcharse. Primero con una diagonal que terminó en un disparo que obligó a Joao Costa a estirarse para detener en dos tiempos y luego con otro lanzamiento a la media vuelta desde el punto de penalti que salió desviado. Entre una y otra acción también pisó área José Antonio González para finalizar una contra conducida por el propio Quiles, pero la finalización del cordobés se fue rozando el poste.

Los últimos minutos fueron los que marcaron el partido. Pouso, que dejó sin vestir a Yaimil Medina por decisión técnica, sacó a Quiles, ya fundido, para dar entrada al canterano Álvaro Vázquez. El olontense tuvo tiempo para mostrar su velocidad, pero también tuvo la mala fortuna de ver desde dentro el gol del Recreativo Granada. Plomer, que acababa de salir, agarró el balón en banda izquierda, condujo hacia dentro y se sacó un disparo desde la frontal del área a la base del palo derecho de la portería de Nauzet, al que de nada le sirvió estirarse. El gol era una losa imposible de levantar para el Recre, por más que quedase tiempo material. Es más, aún hubo tiempo para empeorar la situación porque Matheus Santana con el tiempo cumplido se autoexpulsó para cerrar otro partido de sufrimiento. El Recre queda virtualmente descendido a falta de cinco partidos para que termine la temporada.

Por David Niebla

Redactor del Sevilla FC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *