cádiz madrid

El Cádiz cayó goleado ante el Real Madrid, al que le valió la primera mitad para sentenciar un partido gracias a la actuación de Benzema

Partido muy distinto al que se podía esperar al menos en plan de juego. Pero no sirvió para evitar la derrota. El Cádiz cayó derrotado ante el Real Madrid por 0-3. Los amarillos plantearon un partido diferente, en el que empezaron teniendo más posesión desde el principio. Pero, a raíz de un penalti claro sobre Vinicius, los blancos sentenciaron con dos goles de Benzema y uno de Odriozola.

En los primeros instantes, ambos equipos intercambiaron ocasiones con disparos que se iban desviados. El guion, aun así, iba a ser el habitual de un partido del Cádiz. Dominio y posesión para el Real Madrid, mientras los amarillos ya empezaban a replegarse y esperar sus oportunidades con espacios a la contra, para intentar sorprender. Pero contra todo pronóstico, los gaditanos hoy habían decidido tener algunas posesiones largas, manejar el balón. La estadística de 50/50 en la posesión con 20 minutos disputados era, cuanto menos, no habitual. Las bajas de los madridistas en el centro del campo también favorecían esta situación.

Los merengues, al más puro estilo Cervera, también intentaba salir con velocidad a la contra para generar peligro. En una de esas, Iza pisaba a Vinicius dentro del área y, tras revisión del VAR, el árbitro señalaba la pena máxima. Karim Benzema fue el encargado de lanzarla y convertirla, adelantando a los blancos. Poco después, una indecisión a la hora de sacar el balón desde atrás, acabó desembocando en el segundo tantos del Madrid. Odriozola, a placer, hacía el segundo tras un centro de Benzema.

El Cádiz intentaba reaccionar, pero muy tímidamente. Una vez más, quedaba demostrado que este equipo no está hecho para llevar la iniciativa en los partidos. Y al borde del descanso, cayó el tercero, que ya podía dar por cerrado el partido. Casemiro ponía un centro al área, que peinaba Benzema para mandar el balón al fondo de la red. Gran protagonista el delantero francés, con dos goles y una asistencia que sentenciaban al equipo andaluz.

Cervera metió cuatro cambios tras el descanso, intentando buscar un milagro. En esta segunda mitad, el Cádiz consiguió probar a Courtois en alguna ocasión, aunque sin demasiado peligro. Y por su parte, el Madrid seguía buscando los espacios y jugar a la contra, especialmente aprovechando la velocidad de Vinicius y Rodrigo. La realidad es que estaban ocurriendo muy pocas cosas ya en el partido, con un Madrid que ya sabía que tenía los tres puntos y un Cádiz que lo intentaba sin convencimiento.

Los últimos minutos pasaron a ser un monólogo de balón del cuadro blanco. Posesión que tenía como único objetivo dejar que pasara el tiempo hasta llegar al pitido final de un partido que estaba decidido desde la primera mitad. Porque los amarillos, cuando tenían la posesión, eran casi incapaces de siquiera pisar el área madridista. El Cádiz intentó competir de una manera distinta ante el Real Madrid. Pero chocaron con la realidad de que, fuera del estilo de Cervera, este equipo naufraga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *