El Cádiz B se está enfrentando a una temporada extraña provocada por los constantes cambios en la categoría.

El Cádiz B está haciendo frente, como todos los equipos de la categoría a una temporada extraña. El hecho de que no haya público en las gradas ya hace que todo sea diferente. Pero si a esto, le sumamos la remodelación que la Federación Española ha ido realizando, aparece un panorama que muchos no entienden.

Con el Cádiz B en plena batalla, vamos a tratar de explicar a que puede aspirar el filial amarillo dirigido por Albertos Cifuentes.

Lo primero que hemos de tener en cuenta es que la Segunda División B de la próxima campaña verá reducido el número de participantes. La idea de la Federación es crear un torneo más competitivo. Un torneo en el que el filial amarillo aspira a jugar en una segunda fase en la que solo hay dos billetes en juego. Hay opciones matemáticas, pero para ello, los de Cifu deben ganar sus dos encuentros y que el filial sevillista no haga lo propio.

Si finalmente el Cádiz B no lo consigue, la próxima temporada jugará en la Segunda División RFEF. Una categoría que englobará a todos aquellos equipos que no han logrado estar en la primera categoría y algunos que, actualmente, se encuentran en Tercera División.

Por tanto, vemos como muchos equipos se han encontrado con una situación demasiado compleja. Un autentico drama para el que no consiga mantener la categoría, como le puede ocurrir al Recreativo de Huelva y una dificultad añadida para aquellos que busquen el ascenso a Segunda División.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *