sevilla athletic

El Sevilla cayó ante el Athletic en casa por 0-1 y dice prácticamente adiós a las opciones de seguir luchando por el título de Liga

Se acabó, o prácticamente se puede decir que se acabó. El Sevilla perdió ante el Athletic Club en el Sánchez-Pizjuán por 0-1 y ve como los tres grandes se alejan de nuevo en la pelea por la Liga. El gol de Iñaki Williams tras una contra justo antes del descuento del partido, dejó helado al equipo sevillista, que ve como la opción de pelear por el título de Liga llega casi a su fin.

Salió como siempre el Sevilla. A tener la posesión y a controlar el partido, a jugar con paciencia. El conjunto vasco no le ponía impedimentos, ya que apenas presionaba arriba y dejaba que la zaga sevillista tocara con tranquilidad. La primera oportunidad nació de un buen centro de Suso que remató como pudo Ocampos, por lo que el remate del argentino se marchó alto. Minutos después, a balón parado, respondió el Athletic, con una volea que no enganchó bien Raúl García. Precisamente fue su última jugada en el partido, ya que tuvo que ser sustituido por lesión.

El equipo de Lopetegui seguía a lo suyo. Posesión, crear jugadas, movimiento de balón, que hoy estaba siendo rápido. Y en cuanto podían, meter el balón en el área. Fue así como Acuña puso un centro medido al área que remataba En-Nesiry, y cuando todo el bando sevillista casi cantaba el gol, Unai Simón sacó una mano abajo de mucho mérito para denegar el tanto al marroquí. El propio delantero tuvo una buena opción de disparo tras una gran jugada colectiva, pero decidió intentar asistir a Suso, echando a perder la oportunidad.

Unai Simón hoy se había propuesto convertirse en pesadilla para En-Nesiry. Porque otra vez le sacó otra buena opción de gol, en la que el marroquí controló en el área y sacó un disparo raso potente a la media vuelta, que paraba y atrapaba el guardameta en dos tiempos. Atacando cerraba la primera mitad el Sevilla, que si se iba a los vestuarios sin un gol era en buena parte por culpa del portero vasco.

El segundo tiempo comenzó con un disparo en cada portería. Primero el Papu en un lado, y luego Villalibre en el otro. En ambos casos, la pelota se marchaba desviada. Pero ya en este segundo tiempo, los leones estaban cerrando mejor atrás e incluso ya tenían la posesión en ciertos tramos del partido. Y esto se traducía en que el Sevilla no estaba siendo capaz de generar ocasiones, mientras los minutos seguían pasando. No fue hasta el minuto 75 que Acuña, con un disparo desde la frontal, obligaba de nuevo a Unai Simón a intervenir.

Con el Sevilla ya volcado al ataque, una contra justo antes del descuento de dos jugadores contra uno, acababa en el tanto de Iñaki Williams que batía a Bono por arriba. Ya no había tiempo para mucho más y el Athletic acababa con las esperanzas ligueras del Sevilla, además de cortar la racha de victorias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *