A pesar de que el Recreativo de Huelva no está descendido matemáticamente, la sensación que gira en torno a equipo es esa. Cinco derrotas consecutivas hacen al Recreativo el equipo con la peor racha del Grupo C de Segunda División B. Pero las malas noticias no acaban ahí, con que el Yeclano puntué en el próximo partido contra Las Palmas Atlético, rival directo que dejaría al Yeclano con opciones de pelear por los playoffs, el Recreativo de Huelva estaría descendido matemáticamente. El estado del decano es bastante crítico y la situación parece que va cuesta abajo y sin frenos. 

La gran mayoría de los jugadores no han dado el nivel esperado a antes del comienzo de la temporada y los desastres se han ido acumulando como una bola de nieve rodando por la montaña cada vez se ha hecho más grande hasta que es incontrolable. Desde el portero Nauzet Pérez que a lo largo de la temporada ha tenido fallos que han provocado la perdida de puntos hasta Seth en el que se confiaba que pudiera traer goles al Nuevo Colombino. Como ya declaro el técnico Carlos Pouso: “Me gustaría que se abriese un agujero aquí mismo y meterme en él”. De la misma manera se debería encontrar todo el vestuario, ya que en ningún momento de la temporada han dado pie con bola.

El próximo partido contra el primero del grupo, El Ejido, puede ser la crónica de una muerte anunciada. El Yeclano juega antes que el Recreativo y como hemos mencionada con solo puntuar el Recreativo estaría descendido sin ni siquiera jugar el partido. Esto provocaría que la afición fuese al campo con la única intención de recriminar al equipo la mala temporada, los canticos con los que se anima al equipo mientras transcurren los 90 minutos del partido serían sustituidos por una avalancha de silbidos que no dejarían de sonar en todo el encuentro.

Aunque la esperanza es lo último que se pierde en Huelva parece que ya no queda nada de ella. Afición, equipo y directiva parece que van por caminos distintos y para que el decano siga adelante estas tres partes deben trabajar al unísono.

La directiva ha trabajado para que el Recreativo no desaparezca, que ya es el último palo que puede recibir un histórico del fútbol español. Manolo Zambrano esta haciendo todo lo posible por el club, a pesar de que deportivamente no van bien parece que administrativamente se pueden salvar.

 Lejos queda ya aquel equipo de la temporada 2002-2003 que consiguió llegar a la final de la copa e hizo soñar a los onubenses con un título. Lejos queda ya pelear por algo importante dentro de este club. El Recreativo de Huelva vive en una pesadilla de la tiene que levantarse pronto si no quiere arrastrar a sus aficionados. Estos quieren volver a ver un Recreativo ganador que se pasee por los campos importantes de España, pero para eso el equipo debe trabajar muy duro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *