El Sevilla Atlético golea a la Balona, que no se jugaba nada, y consigue ascender a Primera RFEF. Partido serio de los de Paco Gallardo, que sabían bien lo que se estaban jugando.

Con la grada a rebosar, el Sevilla Atlético salió a matar al terreno de juego. Con cinco minutos superados en el marcador, Luismi había tenido dos ocasiones para anotar el primer tanto del partido: una falta lejana que no encontró rematador y una jugada individual en la que tardó demasiado en chutar a la portería defendida por Nacho Miras.

El calor de los familiares y miembros del club sevillista fue el aliciente que el filial necesitaba y, por eso, el gol no tardó en llegar. Antes de cumplir los diez minutos de partido, Isaac fue con todo a la portería rival. Llegó al área de la Balona y remató topándose con la mano del guardameta, pero Pedro Ortiz estuvo atento al rechace y con la cabeza anotó el primero del cuadro blanquirrojo.

Por su parte, el Linense también contó con oportunidades para subir el empate al luminoso del Jesús Navas. Sin embargo, el disparo de Sergio Rodríguez acabó con un paradón de AlfonsoAspar también salvó a su equipo del primero en contra al cortar el disparo de Alomerovikj.

En los últimos minutos de la primera mitad, Luismi buscó el gol olímpico de córner pero el esférico acabó en manos de Nacho Miras. El filial tuvo una segunda oportunidad para encajar gol gracias a una falta botada por Adrián Peral, pero el portero de la Balona acabó mandando el balón a saque de esquina

Los segundos cuarenta y cinco minutos comenzaron como los primeros: el filial dominando ante una Balona que tuvo un doble cambio en el descanso. A punto estuvo de llegar el segundo del partido gracias a una contra liderada por Isaac, quien le cedió el esférico a Simo al estar Iván en fuera de juego. El sevillista remató a portería, saliendo el balón fuera por milímetros.

Los visitantes también contaron con una ocasión clara para empatar el partido: un zapatazo de Alomerovikj que acabó estrellándose en el larguero de la portería de Alfonso. Los jugadores llegaron a pedir mano de Pedro Ortiz en el área, pero el colegiado que hizo un buen partido, señaló que no había nada.

El partido había que matarlo, el filial bien lo sabía porque dependía de sí mismo esta jornada. Buscó gol en varias ocasiones, pero Juanlu fue finalmente el que acabó acertando y de pura casualidad. Él mismo inició la jugada por banda derecha y, cayéndose en el área, logró batir a Nacho Miras y a la defensa, que llegó tarde a despejar el esférico.

El segundo gol subió la moral al filial sevillista, ayudado también por el doble cambio que había hecho Paco Gallardo en sus filas. Así fue como Nacho Quintana, recién ingresado en el césped, se hizo con el balón y remató directamente a portería para subir al luminoso el tercer tanto de su equipo, sellando prácticamente el ascenso a Primera RFEF.

En los últimos minutos del encuentro, llegó el tanto de la Balona por parte de Koroma. Algo que sentó como una jarra de agua fría, porque se buscaba mantener la portería a cero.

Por David Niebla

Redactor del Sevilla FC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *