sevilla alavés

El Sevilla se impuso al Alavés en el partido que cerraba LaLiga gracias a un tanto del Papu y consiguió batir su récord de puntuación

Partido para cerrar y dormir LaLiga. El Sevilla y el Alavés completaron un partido para el olvido, que solo un golazo del Papu Gómez pudo romper el marcador inicial y ayudó a batir un nuevo récord. El equipo de Lopetegui llega hasta los 77 puntos y supera el récord de puntuación, que ahora deja en 77. También fue el último partido de jugadores como Vaclik, el Mudo Vázquez y, muy probablemente, Sergio Escudero. Los tres fueron titulares.

Siendo un partido donde ninguno de los dos se jugaba gran cosa, se empezó viendo lo que todo el mundo esperaba. Un ritmo de juego no muy alto, sin ninguno de los dos equipos poniendo un nivel de intensidad demasiado exigente para el rival. Posesión para el Sevilla, el Alavés esperaba atrás y trataba de correr, pero sin presionar en exceso a los hispalenses cuando estos tenían la pelota. Aun así, cuando podían acercarse con velocidad al área sevillista, crearon algún problema a los zagueros, pero sin llegar a convertir las aproximaciones en ocasiones claras.

Tampoco estaba el Sevilla creando grandes ocasiones. Más allá de algún disparo lejano que no inquietaba a Sivera y algún desmarque de En-Nesiry que no era capaz de finalizar, la posesión de los rojiblancos estaba siendo muy inofensiva. La más clara conforme se acercaba el descanso fue del Alavés, con un remate de Tachi que desvió Koundé cuando Vaclik ya estaba completamente vendido para evitar el gol. Poco más en una primera mitad aburrida.

No iba a empezar mucho más entretenida la segunda mitad. No parecía haber fuerzas, algo normal en este momento de la temporada, ni demasiadas ganas por intentar hacer algo diferente en ninguno de los dos bandos. Estaba llegando algo más el Sevilla, que lo empezaba a intentar también con disparos de media distancia ante la imposibilidad de meter balones dentro del área. Pero no sufrían los vitorianos, que también estaban acercándose menos al área hispalense.

Pasaban los minutos y, como en la primera mitad, la más clara fue de los visitantes. La tuvo Manu García, que gana el primer palo y casi sin espacio, saca un remate que se estrelló en la madera. La más clara del Sevilla fue de En-Nesiry, con un remate que no llegó a conectar bien y se marchaba desviado. Y si alguien se lo pudo llevar, fue el Alavés, con un mano a mano de Joselu ante Vaclik, que sacó el checo. En el rechace, Lucas Pérez mandó el balón al lateral de la red. Y ya en el descuento, el Papu sacó un latigazo desde lejos que sorprendía a Pacheco para romper al fin el empate. Victoria para el Sevilla y broche de oro a la temporada con el récord de puntuación. Ahora, toca descansar. Y merecidamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *