betis wolverhampton

El Wolverhampton endosó la primera derrota de la pretemporada al Real Betis en La Línea de la Concepción, gracias a un gol de Cutrone

El Real Betis sufrió su primera derrota de la pretemporada contra el Wolverhampton Wanderers por 0 a 1. Patrick Cutrone fue el autor del único gol del partido. El partido dejó buenas sensaciones en algunos aspectos, mientras que mostró algunos puntos en los que Pellegrini tendrá que seguir trabajando en lo que queda de pretemporada. Se volvieron a ver algunos de los fallos del año pasado, como la falta de puntería de cara a puerta y algunos despistes defensivos.

Pellegrini, que optó por un equipo con muchos de los que serán titulares en Liga, quería que su equipo dominara con el balón. Así fue, ya que sin apenas problemas el Betis dominaba la posesión, además de realizar una buena presión alta. De esa manera llegaron las primera oportunidades de los verdiblancos. Fue Rodri el autor de las mismas, pero en una se durmió y en otra la defensa bloqueó su disparo. Aún tendría una tercera el canterano, pero de nuevo, no pud llegar a finalizar.

Tras ello, el encuentro se igualó, puesto que el Betis no pudo seguir manteniendo ese nivel de intensidad en la presión. Algo lógico a estas alturas de pretemporada en la que la forma física todavía no está al máximo nivel. Aunque la posesión seguía en su poder, los ingleses ahora amenazaban más a la contra, pudiendo salir con comodidad. Pero la zaga bética realmente apenas sufrió, puesto que los ataques rivales no llegaban a fructificar. No sería hasta el descuento que llegó el primer disparo del Wolves, con un balón que envió alto.

Para la segunda mitad, Pellegrini, al contrario que en el anterior partido, optó por mantener casi todo el bloque. La idea de juego era la misma que al inicio del duelo, con mucha posesión y presión alta para robar en salida de balón. Sin embargo, en esta segunda mitad, los Wolves también subieron en intensidad y hubo momentos en los que el juego se desarrollaba solo en campo verdiblanco.

Pasaron los minutos, sin grandes ocasiones, aunque ambos equipos se estaban mostrando más ofensivos. Pero la falta de ritmo se hacía notar en ambos conjuntos. No fue hasta los últimos minutos, que en una triangulación rápida de los Wolves, Semedo ganaba la espalda a Álex Moreno, para poner un pase que recibía Cutrone, marcando a placer. Aunque lo intentó el Betis en los últimos minutos para igualar la contienda, las fuerzas estaban muy justas y no hubo más ocasiones destacables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *