cádiz levante

El Cádiz empató ante el Levante por 1-1 en el estreno del Nuevo Mirandilla en liga, con un gol del Pacha Espino en el último minuto del partido

Se estrenaba el Nuevo Mirandilla en LaLiga y lo hizo viendo un empate épico del Cádiz ante el Levante por 1-1. Un partido en el que se volvieron a ver las carencias del conjunto gaditano en ataque y en la que los visitantes fueron superiores durante la mayor parte del encuentro. Pero un gol en el último minuto del Pacha Espino salvaba un punto en el estreno de los gaditanos.

Arrancó mejor el encuentro el Levante, que centraba su juego por las bandas y hacia daño. Por el otro lado, los gaditanos apenas eran capaces de enlazar dos pases consecutivos ante un rival bien plantado en el terreno de juego. El equipo valenciano se bombardeaba el área cadista con centros desde ambos costados. Por fortuna para el Cádiz, no encontraban rematador y no había demasiado peligro. De hecho, la primera oportunidad clara para el Levante llegó con un tiro desde la frontal de De Frutos, ante el que Ledesma realizó una buena parada.

La idea del Cádiz se ceñía por completo al estilo Cervera. Equipo replegado atrás e intentar salir con velocidad. Pero Paco López tenía claro que para no debía permitir esas transiciones y en cuanto los jugadores amarillos intentaban lanzar la contra, los del Levante lo paraban con falta. Además, una imprecisión en el borde del área le concedió a Morales una clara opción de disparo, que acabó mandando por encima de la portería. Tomaba aire el Cádiz sacando una falta lateral en campo contrario. Y durante unos segundos, el Nuevo Mirandilla estallaba de alegría con un gol de Negredo, que fue anulado al instante por un fuera de juego claro.

El dominio del juego seguía siendo para el Levante. El Cádiz, mas allá de alguna transición que no acababa en nada, no mostraba iniciativa alguna en el juego. Y al final, Morales hizo justicia a lo que se estaba viendo en el campo, marcando un golazo para poner por delante a los granotas. Y pudo hacer el segundo Roger poco antes del descanso, pero se salvó el Cádiz esta vez. Mucho que mejorar y muchos problemas para los de Cervera.

El Cádiz dio un paso adelante tras el descanso, con una presión más alta que trataba de incomodar al Levante. Aun así, esa presión no era constante y los levantinos podían manejar el partido con relativa tranquilidad. Eso sí, ese tipo de marcadores cortos son siempre peligrosos cuando te enfrentas al Cádiz, que suele encontrar goles casi de la nada. Por el momento, aunque lo intentaba, faltaba la precisión en el conjunto de Cervera, que acababa todas las jugadas con centros al área.

Tuvo el empate el conjunto amarillo en un córner que remató Haroyan y que repelió Aitor con una buena estirada. Tras esa ocasión, por primera vez se vio a un Cádiz dispuesto a ir con todo al ataque, buscando el empate. El Levante, por su parte, se reforzaba atrás y confiaba en sentenciar el partido con una contra. Y casi lo hizo Morales, tras otro error en una zona delicada de los gaditanos, pero el disparo se marchó por muy poco. Los andaluces ya iban con todo al ataque en busca de salvar al menos un punto, pero no eran capaces de inquietar a Aitor. El Cádiz se desesperaba mientras que el Levante iba rascando segundos de cada jugada.

Pero, de nuevo, el Cádiz es un equipo muy peligroso en situaciones como estas, con un marcador corto en contra. Y es que en la última jugada, el Pacha Espino cazaba un centro en el segundo palo y fusilaba a Aitor. Salvaba así el equipo de Cervera un punto que sabe a oro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *