mallorca betis

El Betis comenzó su andadura en LaLiga con un empate a uno ante el recién ascendido Mallorca, que comenzó adelantándose en el marcador

El Betis arranca la temporada con un empate (1-1) ante el Mallorca que acabo sabiendo a poco. Los locales se adelantaron en el marcador en la primera mitad y el Betis igualó en la segunda. Desde ese momento, los hispalenses tuvieron más oportunidades para adelantarse en el marcador, pero faltó la efectividad para consumar la remontada.

El Mallorca intentó comenzar con fuerza, pero ese impulso fue efímero. Los verdiblancos se empezaron a imponer en el juego y en apenas un par de minutos, el juego ya se concentraba en el campo de los baleares. Pero estos no sufrían en exceso y tenían su idea de juego muy clara: recuperar y balón largo para sorprender. Y mientras que el Betis no conseguía apenas disparar, los bermellones tuvieron la primera opción clara en una contra que condujo y finalizó Mboula, pero chutando desviado.

El Mallorca fue ganando presencia en el partido y tras el aviso anterior, se puso por delante a la siguiente oportunidad. Gran pase de Dani Rodríguez entre lineas y Oliván, el lateral zurdo, se planta solo ante Rui Silva y le bate por abajo. Otra muestra de la fragilidad defensiva del Betis, que dejó un hueco enorme a la espalda de la defensa y fue castigado.

Y tras el gol, lejos de ver una reacción en el equipo de Pellegrini, se vio un bajón en la intensidad. Tan sólo ganaban en posesión, pero esta era inútil, puesto que no se traducía en ocasiones de gol. Mientras tanto, el Mallorca mantenía el bloque defensivo y la concentración, sin dar un solo metro de más a los jugadores béticos. Estaban faltando las ideas y la creatividad de jugadores como Fekir, por lo que el atasco no hacía más que incrementarse. La más clara del Betis fue un centro de Montoya que se paseó por el área pequeña sin encontrar rematador. Un Betis con pocas ideas en ataque y que en cuanto cometió un fallo atrás, encajó gol.

Tras el descanso, salió un Betis dispuesto a practicar un fútbol más directo. Canales, con un disparo desde la frontal, estuvo a punto de sorprender a Reina, pero su disparo salió desviado por poco. Como consecuencia de ese juego más directo, los éticas dejaban más espacios atrás, dando más facilidad al Mallorca a la hora de contragolpear. El balón parado surgió como una oportunidad para el Betis de encontrar el gol. Una falta lateral por Fekir encontraba a Juanmi en el segundo palo, que remataba y Reina no despejaba bien el balón, metiéndolo en su propia portería. Empataban los verdiblancos con algo de fortuna, pero cambiaba el escenario por completo.

El gol hizo que los sevillanos se vinieran más arriba y ahora si que estaban siendo claramente superiores y finalizando jugadas, como un disparo de Fekir que estrelló en el lateral de la red. Y es que aunque el Mallorca intentaba presionar, se desordenaba con facilidad y el Betis era capaz de encontrar los espacios que se generaban. Mención especial a Fekir, que empezó a aparecer en esta segunda mitad. Y eso el equipo lo nota.

Con el paso de los minutos, esa superioridad se fue diluyendo y las fuerzas se igualaron. Ambos buscaban llegar a la portería rival mediante el juego directo, pero ambos conjuntos cometían imprecisiones que no permitían finalizar las jugadas. El partido podía caer para cualquiera y un pequeño detalle podía servir para desequilibrar la balanza. En los últimos minutos, El Betis dio un último acelerón en busca del gol, ante un Mallorca que ya se encerraba para buscar mantener el resultado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *