getafe sevilla lamela

En un partido regular del Sevilla, Erik Lamela marcó en el 93 para romper el empate y darle los tres puntos ante el Getafe, que plantó cara todo el partido

El Sevilla tiene ese algo de los equipos grandes, que le sirve para llevarse los tres puntos en partidos flojos. Un gol de Erik Lamela en el minuto 93 le dio la victoria al Sevilla en Getafe. Los azulones, con una presión intensa y alta, mantuvieron a raya a los hispalenses durante casi todo el partido.

Arrancó con buen pie el Sevilla, con algunos acercamientos al área rival, aunque sin convertirlos en ocasiones. Luego, el los hispalenses optaron por hacerse con la posesión y manejar el partido con ella. Pero en frente se encontró con un Getafe que no estaba dispuesto a darle comodidades. El equipo de Michel ejercía una presión muy fuerte e intensa en el centro del campo que no dejaba que los hispalenses pudieran apenas acercarse a la portería de David Soria.

Gracias a esa presión intensa, los locales consiguieron que el juego se desarrollará cerca del área sevillista. Con recuperaciones en campo rival y centros al área, hicieron que la zaga sevillista tuviera que emplearse a fondo para despejar el peligro. Por ello, también superaron ese tramo sin recibir ocasiones de peligro, hasta que por fin pudieron enlazar varias posiciones largas y bajar el ritmo del partido.

Tras la pausa de hidratación, Koundé estuvo a punto de empujar un balón que se paseo por el área pequeña, en lo que pudo ser la primera ocasión de verdadero peligro del partido. Tras ella, los adulones volvían a imprimir un nivel de intensidad superior al del Sevilla, que no se encontraba en el partido. Necesitaban el descanso los andaluces, para reorganizar las ideas y poder superar una presión del Getafe que les había superado. Aun así, el marcador no se había movido.

Pero tras el descanso, el Getafe mantuvo esa misma intensidad y esa presión que le hacía anular por completa al Sevilla. Sus intentos no alcanzaban portería, pero si les hacía, al menos, finalizar las jugadas. Pasada la hora de juego, el cansancio hizo que los locales bajaran un punto el ritmo. Ese hecho, unido a algunos cambios hechos por Lopetegui permitió que Idrissi, recién entrado al partido, hiciera el primer tira a puerta. Un tiro muy centrado que atrapó Soria sin problemas. Más peligroso fue un remate de Diego Carlos poco después tras un córner, que el guardameta azulón fue capaz de despejar. Empezaba a despertar el Sevilla.

Tras otra ocasión de Koundé, En-Nesiry fue capaz de marcar, aunque lo hizo en fuera de juego. Había mejorado el equipo de Lopetegui, pero quizá ya era demasiado tarde para romper el empate. Se empezaba a romper el partido, ya que ninguno se conformaba con el empate y querían llevarse los tres puntos. Y entonces, cuando apenas faltaba un minuto para el final, una contra de los hispalenses ponía a Rafa Mir, en su debut, en un mano a mano ante Soria. El murciano no tuvo fortuna, porque estrelló su balón en el palo. Pero le rechace le calló a un jugador que, nunca mejor dicho, ha caído de pie en el Sevilla. Erik Lamela, a puerta vacía, le daba unos tres puntos casi sorpresivos después de lo visto en el Coliseum. Seis de seis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *