La humilde localidad de Amorebieta, de poco más de 19.000 habitantes, jamás olvidará este domingo de agosto. Un día 29 lograron su primera victoria en el fútbol profesional, y fue nada menos que ante uno de los Goliats de la categoría, el Almería. No acabará ahí el capítulo del libro histórico: Iker Bilbao, de 25 años y natural de Larrabetzua, fue el autor del primer gol de plata del club.Un error de Makaridze en la salida le dejó solo en la frontal… Y el tiempo se detuvo. Dio varios pasos, levantó la cabeza y soltó un misil con la zurda que no pudo detener el portero de Tiflis. Antes el Almería se había adelantado por medio de Curro, que se inventó una vaselina inexplicable en el minuto 3 para sorprender a Santamaría. Y poco después, se rompió el partido: Robertone vio la roja directa al derribar a Guruzeta siendo el último.El partido, a partir de este instante, estuvo donde lo quiso el Amorebieta, que estrenó guarida (sin poder usar su estadio, esta temporada jugará como local en Lezama) a lo grande. Era la recta final cuando Obieta, que había entrado desde el banquillo, enganchó una volea para poner el 2-1 con suspense: la linier señaló fuera de juego en directo, pero el VAR trazó la línea y autorizó el tanto. Estaba en posición legal.Amorebieta cumple un sueño: ya sabe lo que es ganar en el fútbol profesional. Pero debe ser sólo el primer ladrillo de un castillo. Este club tiene toda la historia por delante.

Por David Niebla

Nacido en Sevilla, llevaba toda mi vida soñando con ser Periodista, ahora que puedo decir con orgullo que lo soy, trabajo cada día para ser el mejor de todos. Coordinador de "El Diario Deportes" y Presentador en Onda Corazón Radio Televisión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *