almería málaga derbi

El Almería se llevó el derbi andaluz de La Liga Smartbank ante el Málaga por 2-0, ganando el partido con un hombre menos en la segunda mitad

La diferencia entre un equipo hecho para lograr el ascenso directo y otro que quiere luchar por el PlayOff de ascenso al menos. El Almería se llevó el triunfo en el derbi andaluz de Segunda ante el Málaga por 2-0, en un ejercicio de efectividad de cara a gol y resistencia con un hombre menos. Los malagueño tuvieron muchas ocasiones para al menos no irse de vacío del Estadio de los Juegos del Mediterráneo, pero sin acierto.

El Almería quería hacerse con el control del partido, ejerciendo su papel como local. Pero el conjunto malagueño no quería verse dominado y desde el primer minuto, imprimió un nivel de intensidad alto, que no daba ninguna comodidad a su rival. Mientras que los almeriense buscaban atacar con posesiones largas, el Málaga no se lo pensaba, buscando a sus extremos con balones largos. De hecho, en los primeros minutos, la mayoría de los acercamientos a la portería rival fueron de los blanquiazules.

Intentaba el conjunto de Rubi imponerse, y con un disparo cruzado de Sadiq daba el primer aviso de la noche. Pero esa ocasión no achantó al Málaga, que mantenía su plan y seguía siendo capaz de plantarse en las inmediaciones del área rival con rapidez. Respondió al aviso anterior con otro todavía más claro. Cufré estrellaba un lanzamiento de falta directa en la cruceta de la portería defendida de Fernando. No estaba nada cómodo el conjunto local, prueba del buen trabajo que estaban haciendo los blanquiazules. En el tramo final de la primera mitad, bajó el ritmo de los malagueños, pero aun les valía para evitar que el Almería impusiera su juego.

La segunda mitad parecía comenzar muy mal para el Almería. No era para menos, pues Martos se iba a la calle tras ver la segunda amarilla. Sin embargo, pocos minutos después, Akieme lanzaba un centro que un imponente Sadiq remataba y enviaba al fondo de la red. Conseguía la ventaja el cuadro indálico, que ahora tendría que defender con un hombre menos. Y es que, aun con la superioridad numérica, el Málaga no se encontraba en esta segunda mitad.

Curiosamente, la expulsión pareció incluso venirle bien al Almería, que en una jugada a balón parado se encontraba con el segundo. Mal despeje de Dani Barrio y Chumi, a puerta vacía, empujaba el balón y aumentaba la diferencia. Se habían intercambiado los papeles en esta segunda mitad y los locales ya tenían una cómoda ventaja. Cuando el Málaga se empezaba a rehacer y a tener ocasiones de nuevo, se encontró con Fernando. El guardameta rojiblanco apareció fundamental para evitar que los malagueños recortarán distancias con tres grandes paradas.

Los jugadores del cuadro indálico ya empezaban a acusar el cansancio realizado en la segunda mitad. Y los malaguistas, que veían como un partido que parecía ponerse de cara se les complicó en unos pocos minutos, se volcaban con todo. Pero no encontraron la manera de al menos recortar diferencias. Se iban de vacío, en un partido de esos que demuestro porque el Almería es un equipo hecho para lograr el ascenso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *