cádiz sociedad

El Cádiz perdió ante la Real Sociedad por 0-2, siendo superado con claridad durante todo el partido y sigue sin conocer la victoria

Pequeña crisis en el Nuevo Mirandilla. Segunda partido consecutivo como local para el Cádiz y de nuevo otra derrota, esta vez ante la Real Sociedad, por 0-2. Los donostiarras fueron claramente superiores en casi todo el partido y el doblete de Oyarzabal en la segunda mitad les valió para sumar los tres puntos. Los gaditanos se quedan con dos puntos al fondo de la tabla.

Para sorpresa de nadie, la Real se hizo con el dominio de la posesión nada más empezar el partido. Los amarillos no tenían intención ninguna de disputar la posesión y, como siempre, buscarían sorprender al contraataque. Lo importante para el Cádiz en los primeros minutos era no recibir ocasiones muy peligrosas, objetivo que estaban logrando.

Pasaban pocas cosas en el Nuevo Mirandilla, como querían los gaditanos. Los visitantes, aunque se acercaban al área del Cádiz, no conseguía finalizar con peligro. Y los amarillos esperaban su oportunidad, que llegó en un disparo del Pacha Espino que se estrellaba en el palo. En el rechace, Marcos Mauro estuvo a punto de meter el pie para empujar un balón a puerta vacía. Poco después, la jugada loca ocurrió en el otro lado, en el que la Real intentaba tirar, pero veía como siempre un jugador del Cádiz bloqueaba los disparos.

Tras esos minutos algo más locos, se volvió al dominio de la posesión de los donostiarras. Y como al inicio, no había ocasiones de peligro en la portería de Ledesma, que apenas tenía que intervenir en el juego. El Cádiz se replegaba, con un resultado que al descanso le valía y que volvería a intentar sorprender tras el regreso de los vestuarios.

Pero en la segunda mitad, la Real subió un punto en su nivel de intensidad. Y como consecuencia, el Cádiz empezaba a sufrir y los acercamientos al área amarilla eran cada vez más peligrosos. Y los minutos pasaban y cada vez la defensa gaditana iba perdiendo metros. Hasta que al final, un remate de Oyarzabal superaba a Ledesma y daba una ventaja merecida a los donostiarras.

Y la Real Sociedad quería más, mientras que el Cádiz, como podía, intentaba inquietar para volver a igualar el partido. Pero no había manera y en cuanto tomó algunos riesgos, los vascos sentenciaron. Error de Mauro, que pierde la carrera ante Sorloth y Cala, al llegar a la ayuda, comete penalti. Además veía la segunda amarilla y dejaba a los suyos con uno menos. Oyarzabal convertía la pena máxima y sentenciaba el partido. Sigue hundiéndose el equipo de Cervera, que por fortuna, aun tiene toda la liga por delante para mejorar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *