Pese a que fue futbolista en el Granada, el camino de los banquillos ha sido largo en las categorías del fútbol de barro para Germán Crespo. Antes de llegar al filial del Córdoba CF, el granadino tuvo que escalar por todas las categorías del fútbol modesto. Entrenó al Sierra Nevada Cenes en Preferente allá por el 2006 en su primera experiencia como primer entrenador y desde donde inició un camino por Regional y Tercera División, con una gran temporada al frente del Real Jaén y una experiencia algo más exótica en el Lincon Red Imps de Gibraltar.Se trata de una carrera modesta pero plagada de buenos resultados acorde a los objetivos y eso hizo que la dirección deportiva del Córdoba se fijase en él para comandar el filial la temporada pasada. No tuvo un buen inicio pero el equipo despegó con un gran fútbol y pese a que el objetivo final no se cumplió (el primer equipo descendió y condenó al B), sí que dejó un rastro de un fútbol eficaz, con un modelo de trabajo que también puede tener éxito en categorías superiores.En el tramo final de la temporada pasada le otorgaron la confianza para buscar el milagro del primer equipo, que estaba condenado a la Segunda RFEF. Debutó con un empate ante el Tamaraceite a domicilio (1-1) pero posteriormente goleó a la Balompédica Linense (0-5) y acabó la liga ganando al Cádiz B (2-1). No pudo certificar la permanencia en la Primera RFEF, pero sí que convenció a la dirección deportiva para que fuese opción de dirigir al primer equipo con el firme propósito de ascender de categoría. Pese a ser un verano convulso y tener un contrato casi firmado con el Recreativo de Huelva, se quedó en el conjunto blanquiverde.Y el inicio no ha podido ser mejor. Ha firmado dos victorias, con un juego contundente y un modelo competitivo en el que ha sabido rescatar a jugadores veteranos a los que parecía quedarle poca cuerda. El ejemplo más claro es el de Miguel de las Cuevas, que suma ocho goles en los cinco partidos que Crespo lleva en el banquillo además de dos penaltis fallados o la implicación de Willy Ledesma, Javi Flores o Bernardo Cruz, que junto a De las Cuevas se bajaron el sueldo y han apostado por seguir en el club pese a la categoría.Tras golear al Xerez Deportivo (1-5) a domicilio y superar al Cádiz B (2-1), Crespo se ha convertido en el entrenador que ha debutado con más goles al frente del club. 16 goles a favor y solo tres en contra en cinco partidos. Además, está a solo una victoria de igualar el mejor inicio de un técnico al frente del Córdoba CF. Es cierto que Miguel Ángel Portugal y José Juncosa debutaron con cuatro victorias consecutivas y una derrota. Pablo Alfaro firmó cuatro victorias y un empate el curso pasado para mejorar ese guarismo de los cinco primeros partidos. Crespo, de ganarle al Coria, igualaría los números de su antecesor como el mejor arranque de un técnico en el banquillo.La ambición del técnico le hizo reconocer en sala de prensa que «el premio gordo es debutar en la categoría con el ascenso» aunque la humildad también le llevó a reconocer que «es bonito entrar en la historia de este club con números positivos». Pese a que las matemáticas siempre son irrefutables, el triunfo de Germán Crespo no son los resultados -que también- si no el modelo de juego, con una propuesta de juego más ofensiva, muy del gusto de la afición y que ha sabido transmitir al vestuario desde su desembarco.Jugadores veteranos como Willy, Javi Flores, De las Cuevas o Álex Bernal se han volcado con la filosofía, están entonados físicamente y hacen brillar el juego del equipo. Al aporte de los veteranos le ha sumado unos jóvenes muy enchufados. Luismi Redondo, Puga, Ekaitz o Simo, están aportando desde el primer minuto e incluso son titulares. Y luego también tiene motivados a los del banquillo. Una prueba de ello han sido los goles de Casas o Adri Fuentes en las segundas partes.Las últimas fórmulas que se utilizaron para el banquillo del Córdoba era justo todo lo contrario al perfil de Germán Crespo. Desde José Luis Oltra o Sandoval en el fútbol profesional y luego con Enrique Martín Monreal, Raúl Agné, el propio Juan Sabas o Pablo Alfaro eran perfiles de entrenadores contrastados, con cartel y con otro tipo de experiencia.Sin embargo, Germán Crespo llegó con carácter de interinidad y lo que ha convencido ha sido su trabajo silencioso y no su currículum. También es cierto que solo lleva cinco partidos, camino del sexto y que es pronto para juzgar otros factores. De momento, el equipo gana partidos, lo hace con un fútbol vistoso y tiene a todos los futbolistas enganchados. La fórmula de Germán Crespo funciona de momento.

Por David Niebla

Nacido en Sevilla, llevaba toda mi vida soñando con ser Periodista, ahora que puedo decir con orgullo que lo soy, trabajo cada día para ser el mejor de todos. Coordinador de "El Diario Deportes" y Presentador en Onda Corazón Radio Televisión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *