barça granada

El Granada logró sacar un punto de su visita al Camp Nou tras empatar 1-1 ante el Barça, que asedió a los nazaríeís durante muchos minutos

No fue el punto más vistoso conseguido, pero si de los mas valiosos. El Granada logró rescatar un punto del Camp Nou, tras sacar un empate por 1-1 ante el Barça. Los nazaríes se adelantaron en el primer minuto, pero a partir de ahí, les tocó resistir durante muchos minutos, concediendo el empate en el minuto 89.

Si se pudiera firmar un arranque ideal, sería el que logró el Granada. Comienzo fuerte, forzando un córner en el primer minuto. Y en la segunda jugada tras ese córner, Escudero ponía un centro al segundo palo que Domingos Duarte mandaba al fondo de la red. Se adelantaban los nazaríes tras sólo un minuto y medio de juego. Lo único negativo, es que todavía quedaba una hora y media de partido por delante.

Como era lógico, el Barça fue empujando y ganando metros, mientras que los rojiblancos mantenían una línea defensiva sólida. Y a la contra podía sorprender, teniendo Jorge Molina una ocasión, con un disparo que salió alto. Se salvarían los granadinos poco después, cuando en un córner, un balón rechazado le cayó a Sergi Roberto, que disparó y lo estrelló en el palo.

Tras esa ocasión, el partido se llenó de interrupciones, siendo la más larga la provocado por la lesión de Yan Eteki. Montoro tuvo que entrar en su lugar, tras ser retirado Eteki en camilla. No estaba ocurriendo nada en ninguna de las dos áreas, lo cual beneficiaba al Granada. Hasta que en los minutos finales de esta primera mitad, el Barça se volcó al ataque. En ese tramo, Maximiano, hasta en dos ocasiones, se erigió como el gran protagonista por sus paradas. Las ocasiones de los culés se sucedían una tras otra, pero el Granada logró sobrevivir a ese primer asedio y se iba al descanso con una valiosa ventaja.

En la segunda mitad, arrancó el equipo de Koeman como era de esperar. Se volcaba al ataque, y al Granada le iba a tocar demostrar la capacidad de resistencia que mostró en temporadas anteriores. Y cuando podía, intentaba correr aprovechando los espacios que dejaban los culés a su espalda. Aun así, lo hacían con pocos efectivos, para no descuidar la defensa.

Conforme fueron pasando los minutos, el ansia del Barça por marcar el gol le iba echando más y más hacia delante. Y el Granada, escaso de fuerzas, ya no era capaz de salir siquiera. Tocaba aguantar el resultado como fuera. La zaga nazarí, muy bien colocada, repelía y despejaba todos los centros que llegaban desde ambos laterales, sin conceder ocasiones de demasiado peligro.

Pero ya en tramo final y con un área del Granada repleta de atacantes del Barça, llegó el momento crítico del partido. La opción de empate más clara la tuvo Luuk de Jong, que cuando sólo tenía que empujar, envió el balón alto estando completamente sólo. El asedio continuaba, el bombardeo de centros seguía llegando desde ambos lados. Y al final, la muralla nazarí no pudo más y Araujo acabó rematando un centro justo antes del descuento para poner el empate. El asedió continuó hasta el último minuto, pero el Granada resistió las últimas acometidas del Barça para sacar un valioso punto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *