Jacobo comenzó a demostrar pronto que estaba en estado de gracia. Primero forzando un córner tras una buena acción individual, y minutos después para encarar al lateral y colarse en el área hasta ser derribado. Penalti al cuarto de hora que Máyor, el káiser, ejecuta impecablemente por el centro y a media altura. Al contrario que el día del debut ante el Córdoba, los jerezanos se asentaron con el marcador de cara, pero el rival, sin llegar ni mucho menos al potencial de los cordobesistas, sí pudo sacar provecho de la precipitación azulina en un par de acciones. La más clara, tras un error garrafal de Antonio Jesús, que cede a Seth para que conecte un disparo raso al poste. Segunda madera para los villanovenses. El problema añadido para el Xerez Deportivo era que a la media hora ya habían sido amonestados sus dos centrales, con el riesgo que suponía para uno de los objetivos de la jornada, terminar el choque con los once. Máyor celebra el gol de penalti que adelantaba a los suyos.

Los últimos minutos del primer acto fueron xerecistas. En el 37, Ángel de la Calzada mete providencialmente la punta de la bota para desviar a córner un disparo que se colaba del capitán Bello. Pero acto seguido, Curro, que como lateral cumplió al mismo nivel que como mediocentro, probó suerte con un lanzamiento que se marchó rozando la escuadra. La reacción visitante, mediante un disparo mordido de Viñuela fácil para César, fue todo lo que dio de sí la primera parte. El arranque del segundo acto para los xerecistas fue fulgurante y pudo llegar el tercero tras controlar bien Ocaña, otro de los destacados, e írsele por poco el disparo con su pierna mala. Ocaña se destapó por fin como el buen lateral que es.

A balón parado las tuvo también el Xerez a pares. Primero Oca cabeceó al lateral de la red y seguidamente Ocaña la tuvo de nuevo el tras un espléndido testarazo que se fue lamiendo el poste con todo el estadio contando el tanto. Los de Pérez Herrera eran dominadores absolutos de una segunda mitad en la que recuperaron su mejor versión. Presión, toque y triangulaciones ante un rival que se tenía que conformar con mirar. Juanma Pavón dio entrada al ex xerecista Lolo Garrido, que no fue bien recibido por un sector de la hinchada local, para recuperar el mando de un partido que tenían perdido en todos los aspectos. Poca aportación no obstante la del jerezano, muy lejos de jugador que eclosionó en Chapín hace algunos años. El único recurso que le quedaba a los visitantes era el que utilizó Clausí, que vio a César adelantado e intentó sorprendente, pero el joven meta reaccionó bien. Los azulinos celebran el primer gol de Máyor.

Jose dio más oxígeno al mediocampo dando entrada a Goma por Antonio Jesús, por lo que la presión no cesaba y el Villanovense no podía replicar el dominio local. Poco después de la pausa para la hidratación, los visitantes piden una falta en el centro del campo que el árbitro no aprecia, y Jacobo se inventa un eslalon que culmina con un derechazo que se cuela pegado al palo. Golazo, sentencia y éxtasis en Chapín. La entrada de Brando y Darío Guti por Javilillo y Bello, ambos exhaustos, dio más frescura a un Xerez que buscaba más sangre ante un rival entregado.El pitido final desató la euforia y la tensión contenida de una grada que volvió a disfrutar de su equipo como casi siempre. Buena piedra de toque para medir las opciones reals del Xerez Deportivo. Habrá que confirmar las buenas sensaciones dentro de una semana en Mérida.

Por David Niebla

Nacido en Sevilla, llevaba toda mi vida soñando con ser Periodista, ahora que puedo decir con orgullo que lo soy, trabajo cada día para ser el mejor de todos. Coordinador de "El Diario Deportes" y Presentador en Onda Corazón Radio Televisión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *