sevilla valencia efectividad

El Sevilla se impuso al Valencia gracias a la efectividad que mostraron en los primeros 20 minutos, marcando tres goles en dos disparos

El Sevilla volvió a reencontrarse con la efectividad y el gol para imponerse al Valencia por 3-1. Los sevillistas sólo necesitaron 20 minutos para marcar sus tres tantos, aprovechando algunos fallos de los valencianos y también con algo de fortuna en el segundo gol. El Valencia recortó distancias también en la primera mitad, pero no pudo contra un equipo de Lopetegui bien armado.

Comenzaba el partido y lo que el Sevilla no logró en todo el partido en Anoeta, lo hizo hoy en dos minutos. Mal saque del Valencia, que pierde el balón en el medio y con la defensa desordenada. Contragolpe dirigido por Lamela, que pone un balón al hueco para que el Papu, al primer toque, abriera el marcador. Una vez llegó el gol, los siguientes minutos transcurrieron dentro del guion habitual de los hispalenses. Posesión y control del partido, bajando el ritmo.

Entonces, de la nada, apareció el segundo gol. Montiel ponía un centro que desviaba Toni Lato. El balón iba hacía la portería, aparentemente sin peligro, pero el bote del balón despistó a Mamardashvili, que vio como este le superaba por encima. Se ponía muy de cara el partido para el Sevilla, que lograba dos goles en apenas dos llegadas al área rival. Pero es que quedaba más. Falta en campo del Sevilla, balón largo hacía Rafa Mir, que gana la carrera al defensa y le pica el balón al guardameta che para hacer el tercero en poco más de 20 minutos.

Hoy la cosa iba de errores y despejes fallidos. Ahora iba a tocar en la otra portería. Falta lateral favorable para el Valencia, despeja Ocampos primero, pero el balón le cae a Hugo Duro. Este chuta y el balón lo desvía Diego Carlos al intentar repelerlo, haciendo el tiro imparable para Bono. Tras el gol, ocurrió poco más destacable en la primera mitad, más allá de una ocasión del Sevilla que paró Mamardashvili. Los hispalenses se iban al descanso con una buena renta.

En la segunda mitad, se vio un Sevilla con la misma idea, la de mantener el ritmo bajo del juego e intentar tirar de efectividad, mientras que el Valencia ahora intentaba llevar un poco más la iniciativa y teniendo una oportunidad en botas de Foulquier, que paraba Bono. La primera ocasión clara de este segundo tiempo para los sevillistas fue de En-Nesiry, que había entrado hace pocos minutos. El marroquí remató muy libre de marca pero muy centrado, deteniendo fácil el guardameta georgiano del Valencia.

Aunque el ritmo del partido no era muy elevado, poco a poco este se fue rompiendo. Ambos equipos ya tenían problemas a la hora del repliegue, dando facilidades al rival para llegar a las cercanías del área rival. Aun así, tampoco estaban las piernas para mucho más, ya que las ocasiones de verdadero peligro se podían contar con los dedos de una mano. La más clara fue un remate del Papu tras un centro de Navas, que el argentino mandó a las nubes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *