El próximo desplazamiento que haga la expedición sevillista será hasta tierras alemanas, donde el combinado de Julen Lopetegui se enfrentará el próximo miércoles al VfL Wolfsburgo, conjunto que actualmente se encuentra en la 3ª posición en la Bundesliga, y esta llamado a dar la sorpresa en esta fase de grupos de la UEFA Champions League.

El cuadro local, que está dirigido por el holandés Mark van Bommel, es un equipo que le gusta enseñar los dientes cuando se encuentra plantado en el campo, con un dibujo compuesto por un 4-2-3-1, los alemanes ejercen una gran presión por todo el campo, rango característico de los clubes bávaros, y, aunque no les importe no llevar el ritmo del partido, son capaces de fulminar al rival mediante los inminentes contraataques que fabrican.

Prueba de ello son los resultados que está cosechando el equipo alemán en la Bundesliga, donde tan sólo ha perdido un partido de 6 posibles. Aunque este grupo G está muy igualado en cuanto a equipos, el Wolfsburgo quiere dar la sorpresa y colarse hasta los octavos de la máxima competición continental.

El técnico holandés cuenta con futbolistas de gran talla que pueden ponerle las cosas muy difíciles al combinado hispalense para alzarse con la victoria. Entre ellos se encuentra el holandés Weghorst, el experimentado delantero que buscará mandar el balón al fondo de las mallas de la portería que aún queda por saber si la defenderá M. Dmitrovic o Bono, aunque el marroquí, tras sus grandes actuaciones, es el candidato a cubrir el puesto en el once inicial.

A este, le acompañan futbolistas como Maximilian Philipp o Baku para las internadas ofensivas y futbolistas como Lacroix en el eje de la zaga, que busca en abundancia a los hombres de ataque del conjunto bávaro con balones largos. Aunque el sistema más utilizado por el neerlandés es el 4-2-3-1, también suele cambiar de manera que va avanzando el partido y en función de lo que necesite el equipo, implantando también un 4-1-2-3, con un pivote más atrasado o un 4-4-2, para la ofensiva.

El club bávaro tiene una filosofía de juego muy clara y, aunque no se encuentra entre los favoritos para ocupar una plaza en los octavos de final de la UEFA Champions League, los bávaros demostraran el carácter propio de los clubes alemanes, que ya demostró en el último encuentro de la competición ante el LOSC Lille, para poder dar la sorpresa. El combinado francés no fue capaz de sobrepasar la defensa alemana, y seguro que harán lo propio ante el conjunto dirigido por Julen Lopetegui.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *