Las palabras desilusión y pena se han instalado en las oficinas del club malaguista. El club afrontaba una campaña de abonados con un gran inicio, 5.000 socios la primera semana. Todo coincidió con el aniversario de la Rosaleda y las victorias en casa ante Alcorcón y Girona. El equipo y la afición disfrutaban de la mano cosechando buenos resultados en las primeras jornadas de liga.

Todo se trunca en el Toralín, tras la goleada sufrida por cuatro a cero frente a la Ponferradina (líder de la Liga Smartbank). Una semana más tarde también se pierde en el Molinón frente al Sporting y el equipo cae hasta la décimo sexta plaza. Aunque es muy pronto para calificar la temporada del equipo, esta situación ha afectado a esta campaña de abonados. En estas últimas semanas no se han abonado más de 3.000 personas (2.000 menos que tan solo en la primera semana). En la directiva hay descontento, puesto que se quería llegar a la cifra de 20.000 socios que se alcanzó la última vez que el equipo bajo a la Segunda División (2019-2020).

Otra de las razones que pueden perjudicar a este poco incremento de los abonados es la no facilidad de hacerse socio en la taquilla. Muchas personas no saben o no pueden realizarlo de manera online y esto hace que todas esas personas no se abonen. Pero desde el club aseguran que los abonados crecerán, puesto que si ganan este Domingo frente al Fuenlabrada estarían en la pelea por los puestos de ascenso. Esta semana el equipo boquerón tiene una final anticipada que engloba muchos motivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *