ferencvaros betis

El Betis sigue sumando victorias y logra el seis de seis en la Europa League, tras imponerse al Ferencvaros gracias a un gol en propia puerta

El Betis sigue de dulce, todo le sale bien y consiguió sumar la segunda victoria en la Europa League, tras imponerse al Ferencvaros por 1-3. No fue el partido más brillante de los verdiblancos, pero una gran jugada entre Rodri y Fekir, y un gol en propia puerta del Ferencvaros le valió para ponerse por delante. Ya en el último minuto, y con los húngaros sin opciones, Tello sentenció.

No pudo el Betis hacerse con la posesión y el control del choque desde el principio, puesto que los húngaros también querían tener la pelota. De hecho, los primeros acercamientos eran sobre la portería de Rui Silva, aunque no eran ocasiones peligrosas. Hasta que los jugones verdiblancos se encontraron arriba. Rodri ponía un balón raso al área, que Fekir controlaba y luego remataba de volea para adelantar al Betis en su primera oportunidad.

El gol tampoco cambió en exceso el guion del partido, puesto que los locales, ahora más, querían también tener la iniciativa. Pero sus únicos disparos eran desde fuera del área, y ninguno de ellos obligaba a Rui Silva a intervenir. No sería hasta un saque de esquina en el que lograron rematar, pero el portugués, muy atento, atrapaba el balón. Poco después, era el Betis quien avisaba en un córner, con un remate Guardado que paró Dibusz.

Fue en los últimos minutos de la primera mitad que llegaron las dos grandes ocasiones del Ferencvaros. Primero con un remate de cabeza que se marchó desviado por muy poco. Y luego, otra todavía más clara, propiciada por un error muy grave de Pezzella. En esta, Uzuni robó en la frontal del área y se sacó un gran disparo ante el que Rui Silva poco pudo hacer. Empataban los húngaros al borde del descanso porque, otro partido más, un defensa bético cometía un error fatal.

La segunda mitad comenzó lenta, pero con un Betis que ahora podía tener más balón. Aunque tener más posesión significaba que los húngaros ahora se cerraban más y los verdiblancos no podían generar oportunidades peligrosas. Y con un Betis jugando en campo contrario, pero sin grandes cosas que contar, iba transcurriendo el partido y pasando los minutos. Pero este empate no era del todo bueno para los hispalenses, debido al resultado que se estaba dando en el otro partido del grupo, con el Leverkusen ganando.

Entonces apareció la fortuna para echar una mano a los de Pellegrini. En un córner colgado al corazón del área, el balón, que venía peinado del primer palo, impacta en Wingo, que mete el balón en su portería, y daba ventaja de nuevo al Betis. Ahora tocaba mantener un resultado y los tres puntos. Una tarea que no fue complicada, ante la falta la incapacidad de los locales de siquiera tener el balón. El único aviso fue con un córner, con un remate que salió alto. Y ya en el último minuto, un contraataque sirvió para que Tello definiera a la perfección para terminar de sentenciar el partido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *