El equipo dirigido de Rubi viaja a tierras catalanas para enfrentarse ante su bestia negra. Los almerienses y el vestuario no olvidan las dos semifinales de ascenso en los dos últimos años. Los jugadores tienen saben que el partido es muy importante porque puede suponer la tercera victoria seguida, la segunda lejos de los Juegos del Mediterráneo, por lo tanto sacarían bastante diferencia a sus rivales más directos.

El equipo del jeque ha demostrado ser sólido esta temporada, puesto que solo ha caído dos veces. El Girona no está ni mucho menos en la misma situación que en los anteriores años. Aunque el equipo entrenado por Michel si gana mañana se metería de lleno en los puestos de ascenso a la Liga Santander. El vestuario almeriense está concienciado que no puede afectarle nada de lo sucedido el año pasado.

El lunes a las 21:00 rodará el balón en Montilivi esperando un ganador que será crucial en la clasificación, por un lado el Almería vencería sus miedos y apartaría al equipo catalán de los puestos de ascenso. Aunque por otro lado si el Girona vence se acercaría en la clasificación a la zona alta y dejaría tocado de nuevo al equipo de Rubi. Mañana tendremos otro episodio más en la ciudad condal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *